Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

cuatro años de periplo judicial

Denuncia de unos abuelos de Castellón: «La Conselleria de Igualdad ha secuestrado a nuestra nieta»

Reclaman la custodia de la niña con el aval de diversas sentencias, entre ellas, una del Supremo

Los abuelos que urgen la custodia de su nieta se manifestaron ayer, junto a familiares y otros afectados por casos similares, ante la Ciudad de la Justicia para reclamar que las sentencias se ejecuten. GABRIEL UTIEL BLANCO

La historia de estos abuelos de Castelló resulta, cuanto menos, asombrosa y desgarradora. «La Conselleria de Igualdad tiene secuestrada a nuestra nieta, ella tiene derecho a saber que existimos, que tiene un hermano y que nunca la hemos abandonado», aseguraron ayer, tras protestar a las puertas de la Ciudad de la Justicia de Castelló por la política de acogimiento y adopciones llevada a cabo por la cartera de Aitana Mas, que tomó el mando tras la dimisión de Mónica Oltra.

«Mi nieta tiene el derecho a saber que tiene una familia biológica que la quiere y poder vivir con su hermano, porque la ley prioriza esto», apuntan María Montaño y Juan Francisco Guijarro. «Protestamos por desesperación, hemos ganado todo a nivel judicial, incluso el Supremo nos ha dado la razón, y nadie se explica que la Conselleria no cumpla las sentencias y nadie le obligue a ello», explican, al tiempo que critican que la estrategia de la Administración autonómica sea decir que la pequeña de cuatro años no tiene apego con ellos por el tiempo transcurrido, cuando los abuelos empezaron todo este periplo a los pocos días de nacer la pequeña.

Desde entonces les acompaña en todo el proceso su letrada, Silvia Vicente, abogada especialista en Derecho de Familia y Penal en Castelló. «La dirección territorial en Castellón de la Conselleria de Igualdad viene actuando de forma irregular en los procedimientos de acogimiento y adopción de menores. Se niega a cumplir las sentencias que se han dictado en los últimos cuatro años y que acuerdan la nulidad de sus actuaciones. Se niega a cumplir a pesar de los requerimientos judiciales», denunció Vicente.

Querella

«Se está tramitando ya por vía penal la correspondiente querella por delitos de prevaricación, secuestro de menor, incumplimiento de sentencias, desobediencia a la autoridad y coacciones frente a los técnicos y responsables del servicio, así como frente a Mónica Oltra», afirmó la letrada.

Y es que el Juzgado de Instrucción número 3 de Castellón ha admitido a trámite la querella contra la exconsellera, así como contra altos cargos de este departamento. «Exigimos a la justicia que sin más dilación y con contundencia frene la burla y la conducta delictiva de la Conselleria. La dejadez, demora y desidia, a veces, de algunos poderes públicos son cómplices», remarcó la letrada. Hay sentencias firmes que recogen que la Conselleria «intentó dar a la niña en adopción de modo irregular e insta a su retorno mediante visitas previas», explicó la abogada de la familia.

Triste historia

Detrás de esta «injusticia» hay una historia llena de sentimientos y tristezas. La madre y el padre de la niña, hijo de los abuelos que reclaman a su nieta, la tuvieron cuando a penas habían cumplido la mayoría de edad. Ella venía de una familia con ciertos problemas, de ahí que la Conselleria supiera que estaba embarazada y en el mismo hospital se hicieran cargo de su cuidado. Fue entonces cuando los abuelos reclamaron la custodia de la pequeña, ya que cumplían los requisitos para ello, él es ahora un policía local jubilado y ella trabaja en un comedor escolar. «Somos una familia normal. Nuestros dos hijos son colombianos y nosotros los adoptamos», defienden.

El hecho de que la menor tuviera solo los apellidos de la madre fue un problema inicial para que los abuelos se hicieran cargo de la pequeña, por lo que iniciaron las acciones oportunas para demostrar la afiliación paternal de la niña. Los progenitores de la pequeña volvieron a tener otro hijo dos años después, cuya custodia sí tienen los abuelos. Durante este tiempo el padre falleció «por el dolor que tenía por todo lo sucedido». «Como se entiende que tengamos la custodia de uno y no de la otra, ellos son hermanos y deben vivir juntos», remarcaron.

«La Conselleria dice que la niña está muy bien ahora, pero nadie se ha planteado qué cuanto antes se arregle esta situación será mejor para ella. Tiene que saber la verdad, porque no puede enterarse cuando sea mayor, por el daño que le supondrá», defienden.

Compartir el artículo

stats