Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

IMPACTO DE LA MEDIDA DEL BANCO CENTRAL EUROPEO

Nuevo revés a 50.000 hogares de Castellón por la subida de tipos

Las hipotecas variables sufrirán otro golpe tras ser ya 1.000 euros más caras que hace un año por el euríbor

Las hipotecas constituidas sobre viviendas en la provincia alcanzaron en mayo su máximo en lo que llevamos de año. MANOLO NEBOT ROCHERA

Nuevo revés para las familias de Castellón. El alza de medio punto porcentual de los tipos de interés, es decir, lo que cuesta el dinero, anunciado por el Banco Central Europeo (BCE) con el fin de frenar una inflación disparada tendrá como efecto más inmediato constituir otro lastre para la economía de 50.000 hogares de la provincia, el cual se suma a los precios máximos que ya soportan en la cesta de la compra y energía.

Dicha cantidad de familias son las que tienen suscrita en la provincia una hipoteca variable, que es la fórmula mayoritaria, teniendo en cuenta su peso en el mercado y los datos de firmas y disoluciones del Instituto Nacional de Estadística (INE). Los bolsillos de todas ellas, tal y como recogió Mediterráneo en abril, ya soportan un encarecimiento previo por la subida del euríbor que, según concreta la analista de mercados de la Asociación Hipotecaria Española, Leire López, a este diario, alcanza los 1.000 euros anuales en una hipoteca tipo de 150.000 euros a abonar en 25 años. 

Evolución del euríbor

En concreto, la evolución del euríbor ha pasado de valores negativos en los últimos seis años a una media de 0,97 puntos en lo que va de mes de julio. La última medida del BCE reforzará esta senda alcista, apuntando hacia el 2% en próximos meses. «Es un momento complejo y habrá que ver cómo reacciona el mercado, pero cuanto más suban las hipotecas próximamente, más se va a generar un enfriamiento de la economía», considera López.

Más allá de las hipotecas variables, las de tipo fijo que ya estén contratadas se librarán de cambios. Eso sí, no lo harán las que se suscriban a partir de ahora, pues las entidades bancarias ofrecerán condiciones menos ventajosas, trasladando al cliente el más caro acceso a la financiación que ellas también experimentarán. 

Otra vuelta de tuerca

El secretario general de la Unión de Consumidores de Castellón, Juan Carlos Insa, advierte de que «lo peor que puede generar la medida es que suponga una nueva vuelta de tuerca a la deceleración del consumo: la cesta de la compra sube, los salarios se mantienen y los intereses también ascienden».

«Es una dificultad añadida para las familias con hipotecas con tipo variable», valora Insa, quien aporta que la situación constituye una «tormenta perfecta» con «una situación de normalidad en verano que dará paso a un escenario muy complicado cara al otoño». 

En cambio, fuentes financieras consideraron que la subida será «digerible» para la economía, ya que «se parte de niveles muy bajos». Además, recordaron que la decisión del BCE constituye una «normalización», al «haber estado años dando créditos muy baratos por el euríbor negativo». Tampoco se prevé por ahora un aumento de la morosidad bancaria.

De vuelta a los datos, el INE publicó las cifras de hipotecas constituidas en el mes de mayo. Los créditos relativos a viviendas alcanzaron su máximo en lo que va de año en Castellón, con 555, si bien desde el sector de la construcción ya matizaron que se espera un freno en operaciones de compraventa en próximos meses debido al alza de los tipos de interés.

El ahorro, mejor pagado

A la contra, la cara positiva de la moneda muestra que el ahorro obtendrá una mejor remuneración por parte de las entidades bancarias. La renta fija y los depósitos aportarán un mayor beneficio, evitando que los consumidores tengan que recurrir a productos de mayor riesgo para obtener mayor rentabilidad.

Compartir el artículo

stats