Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SANIDAD

Las asistencias en centros de salud se duplican por el calor y el repunte covid

Los pacientes crónicos y las personas mayores son quienes más sufren deshidrataciones o bajadas de tensión

Puerta de entrada a urgencias de un hospital de València, el lunes a primera hora de la tarde. LOYOLA PEREZ DE VILLEGAS MUÑIZ

«Más del doble». Eso es lo que ha aumentado la carga asistencial en los centros de salud durante este último mes por una coyuntura multifactorial: el repunte de la covid, la ola de calor (que está alcanzando temperaturas históricas) y las vacaciones de los sanitarios. Así lo afirma María Ángeles Medina, presidenta de la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria (SoVaMfiC) quien, preguntada por este periódico, muestra su preocupación por el riesgo de disminuir la calidad de la atención primaria ante la saturación. 

Las situaciones que componen el cóctel de la «presión aumentada» de los profesionales sanitarios en verano hacen «urgente» mejorar el sistema de atención primaria, según la portavoz de la organización sanitaria. «Lo habitual ya no está dentro del estándar de calidad y en estos momentos, en los que la presión aumenta, tememos generar posibles errores o retrasos y eso nos preocupa porque afecta al paciente», dice la médica de familia en declaraciones a este diario.

Ola de calor y trastornos

Según la especialista, todos los años en verano hay algunas atenciones por consecuencias de la temperatura. Con todo, las olas de calor agravan muchos trastornos y aumentan la asistencia, especialmente en atención primaria y urgencias hospitalarias. «Los pacientes crónicos y las personas mayores o con patologías renales son quienes más sufren de deshidrataciones, bajadas de tensión, desmayos», explica Medina. A todo esto se suman los pacientes en cama que requieren de visitas domiciliarias. «Las visitas se multiplican en las olas de calor», asegura. Aclara que hay que visibilizar el problema de las personas mayores y sus cuidadores en plena ola de calor. «Necesitan prestaciones sociales y poder pagar la factura de la luz para no desfallecer por el calor», opina. 

Infecciones respiratorias

Antes, explica Medina, los veranos eran «temporada baja» porque había menos infecciones respiratorias pero ahora, en plena pandemia, afloran. Es el tercer verano «a tope» y con la ola de calor, «las asistencias no dan tregua». 

IU

Coincide Javier Millán, presidente de Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) en la Comunitat Valenciana, quien añade que durante los meses de mayo y junio el incremento de carga asistencial en urgencias hospitalarias ha aumentado entre un 10 y un 30% comparando con las cifras prepandemia. Esto se nota, sobre todo, «en las zonas de costa por el aumento de población por el turismo». A pesar de que antes eran meses tranquilos, la séptima ola de la covid y en consecuencia el aumento de infecciones respiratorias, sumado al calor, ha sido la tormenta perfecta. 

Un verano «complicado»

«El número de pacientes por calor no son muchos pero hay que tener precaución con los mayores de 65 y menores de cuatro, así como con los pacientes crónicos». Respecto a las medidas que adopta la gente ante el calor, «hay información y la población se protege». Con todo, «hay cuadros de irritabilidad, trastornos del sueño o deshidratación», dice Millán. Respecto a los pronósticos, el médico de urgencias dice que los servicios de atención de Urgencias prevén un verano «complicado» para los sanitarios. Habrá muchas necesidades a atender y poco personal.

Compartir el artículo

stats