Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

informe del grupo de valoración y data inmobiliario Tinsa

La compra de vivienda vacacional supera un 30% los niveles precovid en Castellón

Nules y Almassora están entre los municipios de costa con los inmuebles más baratos de España

Benicàssim es el municipio de la provincia de Castellón donde el precio del metro cuadrado de la vivienda residencial resulta más elevado. EVA BELLIDO

El mercado inmobiliario de la costa se ha reactivado tras el freno del 2020 impuesto por los problemas de movilidad y la alerta sanitaria generada por la pandemia. Un 51% de las zonas del litoral nacional han recuperado los niveles de actividad del 2019, incluso superándolos, como ha ocurrido en la provincia de Castellón, donde las operaciones de compraventa han aumentado cerca de un 30% al pasar de 6.938 a 8.973, aunque el incremento es aún mayor, un 33%, en cuanto a vivienda general se refiere, ya que el acumulado del 2019 fue de 9.257 y dos años después se eleva a 12.303.

Es una de las conclusiones del informe Vivienda en Costa 2022 publicado por el grupo de valoración y data inmobiliario Tinsa, que también destaca que la mayoría de municipios de costa analizados, 13 de ellos en la provincia de Castellón, registraron en el primer trimestre de este año incrementos en el precio de la vivienda de primera y segunda residencia. 

En la Costa Azahar, el precio de la segunda residencia se sitúa entre un 50% y un 60% por encima de la primera residencia. Las viviendas vacacionales están de media entre los 1.500 y los 1.700 euros por metro cuadrado, frente a un valor medio del inmueble general de 1.038 euros por metro cuadrado. Estas cuantías se encuentran por debajo de la media nacional en la costa española, donde el precio medio es de 2.400 €/m2, lo cual puede conllevar un importante incentivo para los compradores que se fijen en la provincia para invertir.

Datos del informe de Tinsa referidos a la provincia de Castellón.

Equilibrio de mercado

En el 2021, el mercado superó los niveles del 2019, con un crecimiento de compraventas y visados de obra nueva, y unos precios estabilizados que denotan cierto equilibrio de mercado. En el primer trimestre de este ejercicio, el precio medio de los municipios costeros ha aumentado un 0,7% interanual en un escenario de demanda y la oferta de obra nueva fuertemente reactivadas, aunque esta última con unas cifras totales limitadas. La demanda muy elevada, por encima del ritmo de la oferta, e incluso restricciones a la oferta debido a falta de suelo o planeamientos pendientes de aprobación están detrás de esta tendencia al alza.  

Hay un dato del estudio que resulta más que relevante y es que entre los municipios más baratos de la costa española, por debajo todos ellos de los 850 euros por metro cuadrado, se encuentran Berja (737 €/m2), en Almería; Nules y Almassora (796 y 816 €/m2), en Castellón; o Carballo (849 €/m2), en A Coruña.

Las compraventas en municipios costeros representan un 73% del total de transacciones de la provincia, y la actividad promotora en costa, un 57%.

Gran incremento anual

Si se analiza la evolución respecto al 2020, hasta ocho provincias registraron el pasado ejercicio incrementos anuales superiores al 50% en las compraventas registradas en el conjunto de sus municipios de costa: Baleares, Castellón, Málaga, Almería, Lugo, Cádiz, Granada y Valencia.

«Las zonas costeras de Castellón, Alicante y varias islas del archipiélago balear que, en el 2019, ya registraban un gran dinamismo, lo han retomado con mayor impulso tras el impacto de la pandemia», ha explicado la directora del Servicio de Estudios de Tinsa, Cristina Arias.

Alquiler

El alquiler turístico ha experimentado un fuerte repunte de precio, según pone de manifiesto el informe. La oferta de alquiler por breves periodos sigue siendo la misma, pero ante la eliminación de restricciones y el retorno de la movilidad, la demanda ha aumentado, provocando un incremento más que considerable en los precios. Según la encuesta realizada entre la red técnica de Tinsa, los importes han aumentado en los últimos 12 meses en cerca de un 80% en la costa.

 La crisis global de suministros limita la oferta actual

A pesar de que la actividad promotora se ha ido recuperando, tras la caída por la pandemia, el incremento global de los costes de la energía y los materiales, así como los retrasos por los problemas en las cadenas de suministros, han generado una incertidumbre añadida, obligando en ocasiones a un recálculo de presupuestos y calendarios que se ha traducido en una disminución de los visados. Además, bloqueos urbanísticos y planes generales obsoletos que necesitan ser revisados contribuyen a limitar la concesión de nuevas licencias. El resultado final es una limitación de la oferta, que añade tensión sobre los precios. Las cancelaciones de nuevos proyectos han afectado, entre otras, a la Costa Azahar, según Tinsa.

Compartir el artículo

stats