Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

REACCIÓN A LA CRISIS

Los ayuntamientos de Castellón asumen el ahorro energético y ultiman medidas

Los consistorios inician la adaptación de la norma estatal a sus dependencias

Edificios como el Palau de les Aules, sede de la Diputación de Castellón, deberán apagar su iluminación nocturna. MEDITERRÁNEO

Los Ayuntamientos de Castellón ya trabajan en hacer suyas las medidas de ahorro energético establecidas por el Gobierno central frente a la crisis provocada por la guerra en Ucrania con el objetivo de rebajar el consumo hasta un 7% en línea con el acuerdo alcanzado en la Unión Europea.

Por lo general, alcaldes y alcaldesas de los municipios de la provincia comparten la «excepcionalidad» de la situación y ultiman las acciones a aplicar en sus instituciones, como apagar la iluminación en edificios públicos por la noche o regular los termostatos, entre otras. «A falta de revisar de manera minuciosa las medidas propuestas, opino que es necesario realizar los ajustes adecuados, dada la difícil coyuntura que se presenta», valora el munícipe de Vinaròs, Guillem Alsina.

Una aprobación que llega también desde la Vall d’Uixó, donde su primera edila, Tania Baños, apoya de lleno la decisión y asegura que «frente a situaciones excepcionales hay que tomar medidas excepcionales». También desde Nules, pues su alcalde, David García, a falta de fijar en detalle la respuesta a aplicar a la crisis energética cree que «todas las administraciones y personas deberemos arrimar el hombro».

El máximo mandatario de Xilxes, José Martínez, arroja que la directriz del Gobierno central aporta «unas medidas al alcance de todos que es fruto del contexto europeo que estamos viviendo desde la invasión de Ucrania».

La alcaldesa de Almenara, Estíbaliz Pérez, opta por ser ejemplo desde los ejecutivos municipales: «Todos y todas tenemos que poner nuestro grano de arena y las instituciones tenemos que ser las primeras en dar ejemplo», dice.

Más allá

En el caso de Morella, el primer edil, Rhamsés Ripollés, explica que su consistorio abordará las medidas a implementar, pero también «otras propias que podamos impulsar para ser más eficientes y reducir gasto que no sea estrictamente necesario». La concejala de Hacienda de Burriana, Cristina Rius, muestra su apuesta por agilizar la implantación: «Hablaremos con los técnicos para comenzar a ponerlas en marcha en los edificios municipales porque, aunque hay pocos días de margen, vamos a empezar ya», aporta.

Por su parte, la alcaldesa de Benicàssim, Susana Marqués, señala que «la situación no es fácil y nos obliga a ser prudentes». En su ayuntamiento acatarán las normas, aunque aboga por «un debate profundo y sereno y unas medidas verdaderamente eficaces, más allá de corbatas y temperaturas». También el dirigente de Peñíscola, Andrés Martínez, opta por «un análisis más detallado para tomar medidas eficientes sin perjuicio para la actividad económica»

Más crítico se muestra el mandatario de Moncofa, Wences Alós, quien compara la actitud que mantiene el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con la de Groucho Marx: «Es capaz de plantear como medida en contra del precio de la energía no utilizar corbata y al mismo tiempo subir al Falcon para desplazarse a 25 kilómetros con todo el consumo de queroseno», afirma. 

Información facilitada por M.Á. Sánchez, I. Calpe, E. Bellido, M. Mira, J. Flores, A. Boix y J. Ortí.

Compartir el artículo

stats