Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balance de la negociación laboral en Castellón: un curso con avances, a la espera de la cerámica

La firma en la hostelería y el transporte pone fin a un largo periodo sin acuerdos

Reunión del convenio colectivo de la cerámica. ANDREU ESTEBAN

La negociación colectiva en Castellón muestra un panorama muy diferente al de los últimos años. El curso que ahora se acaba quedará marcado como el de la renovación del convenio de la hostelería, después de más de una década sin firmarse. También hubo rúbrica en el transporte de mercancías por carretera. En cambio, uno de los que marca más estabilidad a la economía provincial, el que afecta al empleo de las fábricas de cerámica, sigue en punto muerto.

A la hora de hacer números se demuestra el impacto de los dos grandes acuerdos alcanzados entre la patronal y los sindicatos, puesto que suman a más de 26.000 trabajadores. En el caso de la hostelería, se pone fin a la situación de la última década, en la que se ofrecía el salario mínimo interprofesional (SMI). Algo que no ayudaba a la hora de incorporar a personal nuevo. Finalmente, tras casi un año de negociaciones se firmó el acuerdo en primavera, con unas condiciones de mejora de sueldos del 3% en el presente año, y del 4% en el 2023 y el 2024. Supone una mejora acumulada total del 11%, aunque no se había previsto el fuerte incremento de la inflación, un problema común al de la mayoría de nuevos convenios, que no contemplaron el gran aumento del coste de la vida.

Respecto a los transportistas, la mejora acumulada será del 9% al final del presente trienio, a razón de un 4% en el 2022, y del 2,5% en los dos ejercicios siguientes. Los profesionales de este sector también llevaban una década de espera. En el 2020 comenzaron las negociaciones, pero quedaron interrumpidas por la pandemia del covid. El acuerdo quedó cerrado entre las partes el 29 de abril.

Dudas

En cambio, las dudas se han disparado en el motor económico de Castellón, el azulejo, que afecta a unos 17.000 trabajadores. El pasado año se alcanzó un acuerdo entre la patronal Ascer y los sindicatos, pero con una vigencia de solo un ejercicio. La nueva negociación, iniciada en el comienzo del 2022, ha estado marcada por la crisis energética y la inflación, sin acercamiento de posturas entre las partes. El último encuentro mantuvo el enrocamiento: los sindicatos quieren mejoras en función del IPC y los empresarios lo consideran inviable. 

Compartir el artículo

stats