Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OBSERVATORIO REGIONAL DE BBVA

La economía de Castellón resiste pese a las señales de desaceleración

Los analistas indican que la fortaleza se mantendrá durante este trimestre

La construcción, junto al comercio y la industria, es uno de los sectores con mayor dinamismo en la provincia. DAVID GARCIA FERNANDEZ

Las perspectivas económicas de la Comunitat Valenciana sufren un notable empeoramiento, según indica el servicio de estudios BBVA Research. Su último observatorio regional revisa a la baja las expectativas de crecimiento, de modo que en el 2022 crecerá un 3,8%, tres décimas menos que la media nacional, para sufrir una desaceleración en el 2023, con una subida de apenas el 1,8%.

A pesar de este frenazo, los analistas de la entidad financiera exponen que Castellón parte en estos momentos con una ventaja respecto al conjunto del territorio autonómico. Tal y como detallan, «tras un arranque de año algo más débil que la Comunitat, los datos de Castellón muestran un mayor dinamismo de la provincia con respecto a la región en el segundo trimestre de este año, derivado por un empuje más fuerte del comercio y, en menor medida de agricultura y servicios públicos». Una tendencia que, a tenor de los primeros datos del mes de julio «apuntan a que esta mayor fortaleza podría continuar en el tercer trimestre del año, gracias al buen tono del sector manufacturero».

Estas previsiones van en la línea de las estadísticas del paro. Castellón aumentó el número de desempleados en la primera parte del año, mientras el conjunto de España mostraba un descenso. En cambio, el pasado mes ocurrió lo contrario, con buenos datos para la provincia y una subida del paro en la media nacional.

Las predicciones de BBVA también son similares a las estimaciones de la patronal CEV Castellón, que teme un empeoramiento de la situación tras el fin de la temporada turística. Por ello, el 2022 acabará con una inercia favorable que se detendrá en el 2023, a menos que haya una mejora significativa en la inflación o el precio de la energía. Algo que influye directamente en la industria cerámica o al consumo turístico.

Exportaciones

Entre las conclusiones del documento está el buen comportamiento de las exportaciones del norte de España, algo que incluye a Castellón. De enero a mayo, Castellón experimentó una mejora del 25,1%, por encima de la media autonómica. En la vertiente más negativa está el dinero procedente de los fondos europeos Next Generation. «Empiezan a acelerarse ahora, pero su impacto tardará aún algunos meses en notarse», aunque las consecuencias de este retraso será diferente según las comunidades.

Los nubarrones a los que se enfrenta la economía de Castellón y la Comunitat se combinan con aspectos más positivos. Uno de ellos es que el territorio autonómico alcanzará, por fin, en el 2023 los niveles de PIB previos a la pandemia. De hecho se situará entre las cinco autonomías que alcanzarán esta meta. Sobre el empleo, en el 2022 la EPA de la Comunitat acabará con una mejora del 3,9% y del 0,8% en el 2023. Por encima de la media nacional.

Compartir el artículo

stats