Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El acusado del caso de los burros muertos se exculpa y acusa a Mollà

Conselleria dice que el inculpado quiere «justificar lo injustificable»

García muestra mensajes durante su comparecencia de ayer. | GABRIEL UTIEL

El director del parque natural del Desert de les Palmes, Toni García, tras declarar ante el juez en las diligencias previas del proceso penal en el que aparece como único encausado por el caso de las muertes de los burros en el fallido proyecto antiincendios que él propuso y defendió en el 2021, quiso ayer dar su versión de los hechos.

Como hiciera ante el magistrado, García defendió la tesis del boicot como causa de la muerte de los animales, pero además, arremetió contra la consellera de Agricultura, Mireia Mollá, a la que acusó de pretender «zanjar el tema cobrándose mi cabeza».

En su explicación de los hechos no aportó novedades sobre lo que ya declaró en dependencias judiciales, tal y como recogió en su día este diario. Pero en cambio sí aprovechó para defenderse de lo que considera «ataques personales» contra él por parte de Mollà. Dijo sentirse «vilipendiado» por la consellera, por lo que se ha visto en la necesidad de proteger su «dignidad personal» que considera vulnerada por «las declaraciones y el trato» de la máxima responsable de la conselleria de la que depende.

Alegó haber sido utilizado como «una mercancía barata para tapar los errores internos de su departamento» y para «satisfacer egos personales». «Si alguien no hubiera intervenido, los animales allí habrían estado bien». Esta fue otra de sus afirmaciones, convencido como está de que hubo un sabotaje del que empezaron a sospechar muy poco después de llegar los asnos a las parcelas reservadas. Para la Conselleria de Agricultura, el director del Desert tuvo ayer una «actuación a la desesperada para intentar explicar lo inexplicable». Entre otras cuestiones incidieron en la insistencia del boicot, al respecto de lo cual recordaron que «si consideraba que estaban siendo objeto de vandalismo debió avisar a las autoridades y cuerpos de seguridad de inmediato». No lo hizo. La primera comunicación a la Guardia Civil la realizó el departamento de Mollà. Como consecuencia de ello, «la Fiscalía ha concluido que solo imputa al director del parque», dicen.

A la pregunta de por qué cree que la Guardia Civil apuntó hacia él, justificó que el Seprona se ha centrado solo en que no existía un estudio previo de alimentación, algo que no se consideró necesario porque «el ganadero y un veterinario» le dijeron que «aquí los burros estarán bien».

Abandono de los animales

La clave de la acusación penal contra el director del parque está en la presunta desatención que sufrieron los animales, cuya supervisión le correspondería al ser un proyecto impulsado por él. Toni García repitió de manera insistente que no estuvieron desatendidos, ni por él ni por el ganadero, que iba «a diario». Sin embargo, conselleria afirma que «no se les atendió correctamente, no se comunicaron sus muertes hasta que hubo 8 y no se realizó ninguna supervisión veterinaria», ni siquiera hubo «un registro de qué hicieron cn los restos».

Compartir el artículo

stats