Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OTRO PICO PARA LA PRÓXIMA SEMANA

Nuevas olas de calor en Castellón este mes propiciarán la llegada de lluvias torrenciales

Los episodios de altas temperaturas se repetirán con inusuales noches tropicales en el interior y el Mediterráneo en hasta 30 grados

El calor resulta sofocante en numerosos puntos de la provincia de Castellón, también por las noches, registrando inusuales valores tropicales en la zona. GABRIEL UTIEL BLANCO

Sin tregua. La provincia de Castellón seguirá lidiando con las altas temperaturas ante la irrupción de nuevas olas de calor durante este mes de agosto

Así lo confirman los expertos en meteorología y climatología. «De momento, no se pueden dar buenas noticias», afirma el experto en ordenación del territorio y riesgos naturales del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, Samuel Biener, quien señala que «las temperaturas más elevadas se mantendrán durante los próximos días, encadenando episodios con valores muy elevados y ligeros respiros entre ellos». 

Sin ir más lejos, Biener advierte de que «dentro de una semana llegará un nuevo episodio de calor», pues «todavía nos encontramos en la canícula, el periodo con temperaturas más altas».

No obstante, más allá de las tórridas jornadas que se están viviendo y que continuarán, el experto apunta a que tampoco existe respiro tras la puesta de sol: «En Castellón, las noches están siendo muy cálidas, pero destaca que en zonas del interior, con cotas incluso por encima de los 1.000 metros de altura, se están registrando bastantes noches tropicales», señala.

El impacto

Más allá de las molestias que acarrea la situación, sus efectos son innegables. El aumento de la temperatura del mar es uno de ellos, con el Mediterráneo «tropicalizándose», tal y como define Biener. El catedrático de Análisis Geográfico en la Universidad de Alicante, Jorge Olcina, confirma que dichos valores registrados este año en el mar «son muy excepcionales y elevados, por encima de 29 grados en prácticamente toda la costa de la Comunitat Valenciana, y llegando a 30 o 31 en algunos puntos concretos».

Todo ello conlleva un «aumento del estrés térmico, sobre todo por las noches», pero también «la posibilidad de que se produzcan lluvias fuertes». Al respecto, Olcina aboga por «no alarmar en exceso, puesto que por ahora no hay previsión de situaciones peligrosas», aunque advierte de que «las condiciones de base para que se registren importantes precipitaciones ya las tenemos con el agua cálida», a lo que falta sumar «la situación atmosférica de las capas altas, con las conocidas Danas, que por el momento no se da».

«A largo plazo existe mayor potencial de lluvias torrenciales, pero por ahora faltan otros factores para que se produzca», aporta Biener sobre esta cuestión. Una postura que también mantiene el responsable de Climatología de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la Comunitat Valenciana, José Ángel Núñez, quien defiende que «la temperatura del agua del mar es requisito necesario, pero no suficiente para que se produzcan lluvias torrenciales». 

Sector primario

Por otro lado, el sector primario es uno de los que más sufre los efectos de las olas de calor encadenadas. La Unió de Llauradors detalla que el crecimiento de los frutos va más lento y la falta de lluvias puede afectar a su tamaño. También la ganadería atraviesa dificultades para alimentar a los animales, pues los pastos se han secado con mayor rapidez y obligan a los responsables de las explotaciones a recurrir a los piensos. 

Compartir el artículo

stats