Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DESPUÉS DE DOS VERANOS BAJO MÍNIMOS

Castellón ya tiene tantos turistas extranjeros como antes del coronavirus

Los usuarios de cámping son los que muestran una mejor recuperación

Turistas procedentes de Francia en un camping de Peñíscola. Alba Boix

Las autoridades sanitarias todavía no han dado por terminada la pandemia de coronavirus, pero es evidente que el levantamiento de la mayoría de las restricciones han supuesto la vuelta a la normalidad en el sector turístico en Castellón. A pesar de la incertidumbre que se vislumbra a partir de septiembre el arranque de este verano ha sido positivo, con una especial incidencia en la llegada de visitantes extranjeros.

Mientras el número de turistas procedentes del mercado nacional todavía no ha regresado a los niveles del 2019, la cantidad de gente llegada de fuera de las fronteras españolas ya ha rebasado en la provincia las cifras de la temporada precovid. Así lo señalan los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que esta misma semana ha completado los números de ocupación de junio en hoteles, campamentos turísticos, apartamentos y alojamientos rurales.

Detalle de visitantes a Castellón. Gabriela Espinosa.

La suma de visitantes extranjeros de la temporada anterior a la pandemia se situó en 33.540 personas, mientras que en el 2022 ya ha alcanzado los 34.182. Un incremento de apenas el 2%, pero que adelanta a los datos de la gente llegada desde el propio país. En el 2019 fueron 188.084 personas, y en el presente año, 181.767. Todavía un 3,36% por debajo.

Por segmentos

La modalidad de alojamiento preferida por los extranjeros en temporada baja, los cámping, es la que presenta una mejor evolución. De 7.689 turistas se ha pasado a 8.772. Esto supone una subida del 14%. Aún así, la opción más seguida en números absolutos es la de los hoteles, que pasan de 19.379 turistas a 19.834. De las diferentes modalidades recogidas por parte del INE solo hay un retroceso de visitantes foráneos en apartamentos, con 5.372, que son 901 menos que en el inicio de la campaña del 2019.

Castellón es un destino turístico copado principalmente por el mercado nacional, algo que se acentuó en las dos temporadas anteriores por la limitación de los viajes internacionales y la obligación de pasar por requisitos como pruebas PCR negativas o certificados de vacunación. Esto se detectó especialmente en el primer verano del coronavirus, cuando apenas llegaron a la provincia 1.806 personas. El siguiente año hubo un fuerte incremento, pero aún así fueron menos de la mitad que en el 2019. Finalmente es el presente ejercicio cuando ya se han restablecido los niveles normales. Como es habitual, los franceses son los más asiduos a los destinos castellonenses, ya que la proximidad geográfica les permite incluso venir en sus propios vehículos. 

Los empresarios piden reforzar la diversificación

Ya hay tantos turistas extranjeros en Castellón como en la antigua normalidad, pero su porcentaje sigue siendo muy bajo. Según los datos de la patronal autonómica Hosbec de la segunda quincena de julio, hay apenas un 14,2% de visitantes internacionales. El mercado español fue clave para salvar los muebles en los dos veranos anteriores -el número de hoteles que no abrieron en puntos como Benidorm fue mucho más elevado que en Castellón- pero restablecido el tráfico aéreo mundial los empresarios del sector, tanto por parte de Ashotur como Hosbec, consideran que es el momento de cambiar de estrategia y tratar de atraer a más foráneos, que ayuden a diversificar la actividad y romper con la eterna estacionalidad de estos negocios.

Compartir el artículo

stats