Viajar es sin duda una de las actividades preferidas para disfrutar durante las vacaciones. A Mario Romera Pérez, de 39 años, también le encanta viajar, aunque el estilo de viaje de este castellonense difiere probablemente del concepto de viaje de placer que tiene en mente el lector. Su objetivo a la hora de recorrer mundo es el de “saciar una curiosidad ilimitada”, y después de recorrer medio mundo –entre otros muchos viajes fue a Italia desde Castellón en bicicleta-, quiso cruzar el charco para conocer Centroamérica haciendo autoestop. “Ha sido muy duro e intenso”, admite. 

El de Castelló ha pasado seis meses recorriendo México, Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia y Ecuador. Según él mismo nos relata, desde que cogió un billete de ida a México le ha pasado “de todo. Viajé solo e iba buscando emociones más intensas”, que no tardó en encontrar: “Han sido seis meses, pero para mí es como si hubiera sido un año. Durmiendo en una tienda de campaña en Guatemala me pilló un terremoto, en El Salvador estuve cuando se estalló el conflicto entre el gobierno y las maras y mataron a un montón de gente, imponiendo el toque de queda; en Honduras vi cómo cosieron a tiros a un joven en un mercado…”. 

El propio ‘Willy Fog de la terreta’ fue protagonista involuntario de uno de estos episodios: “Después de hacer autoestop a una moto me intentó robar, me sacó un machete y me dijo que o le daba el móvil o le mataba. Me fui corriendo a un barrio de favelas y allí me ayudaron”. Con pasajes como este admite el protagonista lo siguiente: “Me preguntaba por qué me exponía tanto. Si hubiera ido con pareja o amigos hubiera sido más ‘light’, pero al ir solo huía de las zonas más turísticas que me aburren soberanamente; si viajo quiero conocer la realidad del país al que voy”.

La idea inicial del castellonense era la de pasar cuatro meses en estos países, pero la experiencia se alargó al medio año: “Fue curioso porque apenas encontré a viajeros y a mochileros. Éramos cuatro gatos, pero recuerdo que en El Salvador me encontré con un polaco que había conocido ocho años antes en la India; el mundo es un pañuelo”.

Músico de profesión, su experiencia previa a la ‘gira’ centroamericana fue la de pasar dos meses dando la vuelta a Turquía tras realizar otro viaje a Kurdistán y se plantea como próximos retos recorrer en moto Asia y África: “Además me han contactado de una empresa de viajes de aventura para trabajar en India”. Y es que la experiencia es un grado y Mario sabe desenvolverse ya en situaciones complicadas: “Aunque estemos acomodados, al final somos supervivientes y ya estoy rodado en países difíciles”.

El castellonense asegura también que se ha encontrado en su última experiencia con “gente maravillosa, que son mayoría”. Destaca además “el calor de la gente, más hospitalaria que en Europa. Al final la mayoría de noches he dormido en casas de locales. Me llevé una tienda de campaña que utilicé poco”. Entiende Mario que el conocer el idioma “es una ventaja importante” y añade que “el ambiente en las capitales puede ser más turbio a nivel de delincuencia que el que hay en los pueblos, aunque si viajas haciendo autostop no te queda otra que confiar en la gente y tarde o temprano lo normal es que te intenten atracar”. 

A la hora de hablar de la comida que puedes encontrar en estos países echó de menos “hortalizas y legumbres, allí no pasan hambre, pero casi toda su dieta se basa en arroz, frijoles y pollo. Al menos hay muy buena fruta, pero como en España y en el sur de la India no se come en ningún sitio”, afirma. Entre los platos típicos más llamativos Mario destaca “la baleada en Honduras, que son unas tortillas grandes de maíz rellenas de diferentes guisos, pero me hizo gracia el nombre, que viene a ser como tiroteo en castellano; tienen la violencia muy presente”. 

Después de esta experiencia curiosamente Mario se va a tomar “unas vacaciones”, que para alguien como él son “estar en casa; ya necesitaba ese punto de andar tranquilo por la noche”. 

Recuerda que si quieres ponerte en contacto con ‘Mediterráneo’ para enviar una información, fotografía o vídeo relevante de la provincia de Castellón puedes hacerlo escribiendo un mensaje privado al perfil oficial del periódico en Facebook, Instagram y Twitter; pudiendo escribir también al correo electrónico rfabian@epmediterraneo.com, o si es más cómodo vía whatsapp, en el número de teléfono 680558577.