Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENTREVISTA DEL DOMINGO Fernando Fabra Presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Fritas, Esmaltes y Colores Cerámicos (Anffecc)

«La industria no puede mantenerse mucho tiempo con este precio del gas»

Sucede a Joaquín Font de Mora en la presidencia de la asociación que agrupa a los fabricantes de esmaltes, fritas y colores cerámicos (Anffecc)

Fernando Fabra, en la sede de Anffecc. ERIK PRADAS

¿Cómo afronta el cargo?

Con motivación e ilusión de seguir con la intensidad de trabajo de los últimos años. Cojo el testigo de Joaquín, que tuvo un período marcado por amenazas con la pandemia como protagonista, y ahora se mantienen unas y surgen nuevas. Mantenemos el problema energético, que puede ir a más si Rusia corta definitivamente el suministro a Europa, el comercio con Argelia, los temas medioambientales, costes de materias primas, de los fletes o derechos de emisión. Asuntos que tenemos que trabajar con la misma entrega, más otros que surgirán, como la ley de envases, la inflación o la transición energética.

¿Cómo afecta la escalada de costes a estas empresas?

De manera parecida que al resto del clúster. Ya incorporamos hace años unos nuevos hornos con tecnología de oxicombustión, que mezcla gas con oxígeno, lo que supone gastar menos gas. Pero seguimos siendo gasintensivos y la subida de precios nos afecta. Además, hay que tener en cuenta que el oxígeno va indexado a los precios de la electricidad, cuyo precio se ha multiplicado por cuatro en un año, por lo que el sobrecoste energético es grave. 

¿Hay empresas del sector que trabajan a pérdidas?

Los precios del gas tienen cambios diarios y no podemos repercutir los precios tan rápidamente al cliente. Por eso muchas veces estamos produciendo a pérdidas, con estos valores tan elevados del gas. No podemos repercutir de un mes a otro un 20, 30 o 50% de nuestros precios al cliente.

¿La industria podrá aguantar así mucho tiempo?

No puede mantenerse mucho más con esta situación. El 20% de la industria gasintensiva nacional ya está parando. En el sector muchos se plantean una parada más prolongada de lo que tenían previsto en el mes de agosto. La única solución es repercutir en precios estos sobrecostes para poder mantener márgenes porque no hay alternativas energéticas. Y los márgenes son necesarios para mantener nuestro ADN, que es invertir en innovación y desarrollo.

¿Se plantean ERTE en el sector?

De momento no, porque se alargan turnos de vacaciones, pero no se descarta si los precios energéticos van a más. El gas estaba hace un año a 20 euros, hace dos meses a 80, pasamos a 140, que era una barbaridad, y ahora estamos en niveles de 200. Si Rusia corta el gas podremos llegar a más de 250, y puede que parte de las plantas productivas tengan que parar. Hay riesgo de ERTE y este riesgo existirá hasta que haya soluciones energéticas que permitan trabajar con estabilidad y márgenes.

¿Han sentido el apoyo de las administraciones?

Tenemos más comunicación que en el pasado, cada vez entienden más nuestro sector, tanto a nivel autonómico como nacional, porque lo explicamos y nos escuchan. Saben que somos líderes mundiales, pero ves la ayuda que te ofrecen y echamos de menos que sea más proporcionada. Resulta escasa para afrontar los diferentes problemas que tenemos en estos momentos encima de la mesa. 

Ofrecieron ayudas de hasta 400.000 euros por empresa, que en principio dejó fuera a las asociadas a Anffecc, aunque luego se las incluyó. ¿Ha cobrado alguna?

Nos consta que los fabricantes de cerámica las han pedido y que algunas las han cobrado, pero en cuanto a nuestra asociación, el plazo de solicitud está vigente hasta el 31 de agosto. Imagino que las pedirán todas, pero tienen de plazo para pagar hasta el 31 de diciembre. Aunque al final, 400.000 euros para industrias que facturan 120-150 millones de euros al año, o incluso las de tamaño mediano de 70-80 millones, no es una cifra proporcionada.

¿Qué supone el bloqueo comercial con Argelia?

Es el segundo destino de nuestras exportaciones, tras Italia. Argelia supone hasta mayo un incremento de facturación del 35%. Se estimaba que al final del año iba a alcanzar un total de 120 millones de euros. De momento, en dos meses de bloqueo estamos hablando de aproximadamente 25 millones de euros. Se puede recuperar poco a poco, pero puede que haya empresas argelinas que hayan optado por proveerse con otros países para no parar sus fábricas. Y luego no hay barcos en espera para enviar todo lo atrasado en pocas semanas, puede haber un cuello de botella que tardaría en resolverse 2-3 meses. Sea como sea, perderemos facturación.

¿Los precios de las materias primas se han estabilizado?

En parte sí, pero por desgracia desde precios máximos. Y en casos como el zirconio nos han avisado de que habrá más subidas. Además, los mercados internacionales de materias primas cotizan en dólares y ahora hay paridad de euro-dólar, que encarece nuestras importaciones. Por otro lado, las materias se procesan en España y esto requiere energía, que sigue subiendo y también encarece costes. En un año ha subido nuestro mix de compras en un 50%. 

Muchas empresas de Anffecc tienen su origen en Castellón pero cuentan con filiales en otros países. ¿Es una puerta de entrada a la deslocalización, con la situación tan compleja en España?

Las 24 empresas de la asociación tienen más de 100 sociedades a nivel mundial. Muchas de ellas son productivamente multinacionales, por lo que evalúan rentabilidades productivas a nivel global. Es una realidad deslocalizarse, aunque Castellón es una buena provincia, gracias al clúster cerámico, para investigación y desarrollo. Gracias a eso somos líderes mundiales y pioneros. Pero no podemos ser ciegos a deslocalizar, sobre todo en fritas que es la vertiente que más consume energía. Hemos transmitido a las autoridades que puede haber un riesgo de posibles pérdidas de trabajo y que no deseamos. Ningún empresario quiere irse fuera. Tampoco ayuda la legislación europea.

¿El hidrógeno verde es una realidad palpable a corto plazo?

No es solución a corto plazo, confiamos que sí nos aporte a largo. Se puede explorar también el biometano o la electricidad para fusión. Creo que habrá una transición con un mix de diferentes energías, pero requiere mucha investigación y financiación. No podemos prescindir del gas de hoy para mañana.

¿Anffecc ha recibido alguna indicación del Gobierno sobre cómo les puede afectar el ahorro energética sus empresas?

De momento, no. Parece que lo enfocan más a nivel de pequeños comercios y para la administración, pero a nivel industrial no hemos recibido detalles. Defendemos que la industria no debe estar sometida a una reducción del consumo de gas natural, porque animará a deslocalizar y a perder puestos de trabajo. 

Compartir el artículo

stats