Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INQUIETUD POR LA ESCALADA DE COSTES

La cerámica vuelve a lanzar la alarma por el nuevo récord del precio del gas

Desde la patronal Ascer indican que estas cifras obligan a parar la producción

Producción en una fábrica de cerámica.

Los precios del gas no tienen tope, lo que estrangula a la principal industria de Castellón. El mercado de referencia para la comercialización de esta fuente energética, el TTF holandés, cerró cotización el lunes con una cifra de 220 euros por megavatio hora, lo que supone una subida del 7% respecto al viernes de la semana pasada. Una situación que no mejoró el martes, cuando en determinados momentos de la jornada se alcanzaron los 250 euros. El secretario general de la patronal de fabricantes de cerámica (Ascer), Alberto Echavarría, señaló que a unos precios «de entre 100 y 120 euros la situación es insostenible y obliga a parar», al tiempo que recordó que «hace justo un año estaba a 28 euros».

Transcurrido el ecuador del mes de agosto, el TTF ya marca un precio medio del gas de 220 euros, por lo que de nuevo volverá a batirse el récord alcanzado en junio, que fue de 191 euros. Otro aspecto mencionado por el secretario general de Ascer tiene que ver con las diferencias entre los diferentes mercados del gas. Mientras el TTF no para de subir de forma exponencial, el indicador del mercado ibérico del gas (Mibgas), «no llega a los 150 euros, y solo ese diferencial respecto al TTF de 80 euros ya es un precio caro para industria», recalcó Echavarría. Fuentes empresariales indican que los grandes clientes de gas apenas pueden beneficiarse, ya que la inmensa mayoría de los acuerdos con comercializadoras indexan sus precios en función del TTF.

Más problemas

Las complicaciones del azulejo en materia energética arrancaron hace un año, cuando todavía no había saltado a la opinión pública la amenaza de una invasión rusa a Ucrania. Desde ese momento los precios apenas han bajado de los 100 euros por megavatio hora, lo que tiene un efecto adverso en las cuentas de resultados. Según el informe presentado por Ascer en julio, se estimaba que la factura del gas para el presente año crecería un 146%, aunque los últimos acontecimientos dejarán cortas las previsiones. El mercado del gas se mueve en función de la evolución de la guerra o de medidas como el ahorro energético de la Unión Europea, algo que afecta de forma directa a sus consumidores.

A este contexto se une el problema de la cogeneración, que ha tenido que parar por los elevados costes y ante un marco retributivo sin actualizar en dos años. 

Compartir el artículo

stats