Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SOCIEDAD

Vecinos de les Useres ante el incendio: "Se perdieron dos horas clave para extinguirlo antes"

Habitantes y personas que estaban en el municipio ahondan en la tesis de que se actuó cuando el fuego estaba sin control

El fuego declarado en les Useres ha dejado un paisaje desolador con un millar de hectáreas calcinadas. MEDITERRÁNEO

Impotencia. Es la palabra que mejor resume el sentir de muchos vecinos de les Useres, la localidad donde el pasado domingo se declaIó un incendio forestal que fue estabilizado durante la madrugada del martes tras arrasar casi 1.000 hectáreas de superficie. Pero aunque la pesadilla ha concluido, muchos de los habitantes de zona contemplan con rabia y una enorme tristeza la estampa que ha dejado tras de sí el fuego y lamentan que no se actuará antes. «Se tardó demasiado en reaccionar», critican.

A Pedro Alfieri las primeras llamas del incendio le pillaron preparando una paella en la masía que su cuñada posee en la partida Castanyol, a unos 1.500 metros de les Useres en dirección a Costur. «Mi sobrino fue el primero en darse cuenta de que había fuego en el monte y llamó al 112. Debían ser las 12.30 horas del domingo», rememora este pensionista de 78 años que, aunque residente en l’Alcora, tiene a buena parte de su familia en les Useres. E insiste en que la respuesta fue de todo menos rápida. «Primero llegó un helicóptero a inspeccionar la zona y, al cabo de otro rato, ya mandaron otro helicóptero con una bolsa de agua», describe este testigo que insiste en que «no se empezó a actuar en serio hasta que se dieron cuenta de que las llamas avanzaban a gran velocidad hacia Sant Joan del Penyagolosa».

A Pedro y a su familia les evacuaron de la masía (un retén permaneció en la casa para garantizar que no sufriría ningún daño) mientras contemplaban indefensos cómo el fuego devoraba todo lo que encontraba a su paso. «No se trata de culpar a nadie, pero en nuestro opinión tardaron demasiado en empezar a extinguir el incendio en serio. Seguramente pensaban que se estaba quemando una paella y, cuando se dieron cuenta, aquello se les había ido de las manos», manifiesta.

 Leo Bellés también es de los que piensan que la reacción ante el fuego llegó tarde. «Se perdieron dos horas muy valiosas», critica. Agricultor y ganadero, presidente del coto de caza de les Useres y concejal de Medioambiente, fue de las primeras personas en llegar al foco del fuego. «Enseguida escuché que no había medios aéreos disponibles porque estaban sofocando otros fuegos», relata este vecino que reconoce que la orografía y las condiciones climáticas convirtieron en una misión muy complicada apagar las llamas.

«El fuego se declaró sobre las 12.30 y hasta las 15.00 horas no se pusieron en serio a apagarlo», manifiesta este agricultor, quien explica que en un principio tan solo había dos camiones de voluntarios. «Me quito el sombrero por los profesionales que trabajaron sin descanso para apagar el incendio, pero las decisiones se tomaron tarde», insiste Leo en línea con lo manifestado por el alcalde de les Useres, Jaime Martínez, que ya ha pedido responsabilidades a la Diputación y a la Generalitat.

El papel de la gente del pueblo

Leo fue uno de los primeros en llegar al foco del incendio y durante horas colaboró con los equipos de coordinación y medios de extinción. «Yo conozco al dedillo el término municipal y pude indicarles los caminos en los que podría pasar el camión y los que no podía hacerlo», explica este agricultor que reivindica el papel de las personas que conocen el terreno. «Es fundamental que los profesionales que luchan contra el fuego se rodeen de personas de la zona que conozcan el terreno», añade.

Al igual que Pedro, Leo asegura que lo que siente tras comprobar los estragos de las llamas es impotencia. «Se ha quemado nuestro patrimonio», dice al tiempo que lamenta que la poca agricultura que quedaba en la zona se perderá porque a los productores no les saldrá rentable volver a plantar nuevos cultivos. Y lanza también una crítica a los que denomina ecologistas de sillón. «Ahora dirán de replantar y nosotros les contestaremos que no. Lo que hay que hacer es arreglar caminos, labrar y preparar el monte para que eso no vuelva a ocurrir», concluye. 

Las llamas dejan a la localidad sin internet ni teléfono

El incendio declarado en les Useres quemó el cableado de fibra óptica que llega a la localidad, lo que ha provocado que buena parte de los habitantes del municipio hayan permanecido varios días sin teléfono fijo y acceso a internet. «El ayuntamiento, el centro de salud y la farmacia nos hemos podido conectar a internet, pero hay negocios del pueblo y prácticamente todos los particulares que siguen sin conexión», apuntó ayer Jaime Martínez, alcalde de Les Useres. 

El primer edil explicó que no fue hasta ayer cuando los técnicos pudieron acceder a la zona en la que se había quemado el cableado, por lo que es cuestión de horas que la localidad vuelva a estar conectada. 


Compartir el artículo

stats