50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El incendio de Bejís ya es el más devastador de la historia en Castellón

El fuego ya ha calcinado 20.000 hectáreas, pero se ha detenido el avance hacia la Serra Calderona. La evolución es favorable, aunque las llamas siguen descontroladas y hay peligro de rebrotes

Un helicóptero trata de apagar las llamas del macroincendio forestal de Bejís que afecta ya a un perímetro de unos 135 kilómetros. Domenech Castelló (EFE)

El incendio que desde el pasado domingo arrasa todo lo que encuentra a su paso en la comarca del Alto Palancia continúa descontrolado. El viento cambiante, con ráfagas que ayer superaron los 25 kilómetros por hora en la zona, complicó un día más las labores de extinción, aunque la situación ya no es tan alarmante como la del jueves. Sin embargo, quienes luchan contra el fuego siguen sin ser optimistas y no confían en empezar a estabilizarlo, como mínimo, hasta la jornada de mañana. 

El de Bejís, con un perímetro de unos 135 kilómetros en las comarcas del Alto Palancia y los Serranos, en la provincia de Valencia, ha calcinado ya 20.000 hectáreas de terreno (casi el 20% de la superficie del Alto Palancia) y ya se ha convertido en el incendio más devastador de la historia de Castellón desde que hay registros, así como uno de los más graves de la Comunitat Valenciana. Hasta ahora el más virulento era el de Espadilla, que en julio del 1994 arrasó 19.310 hectáreas en el Alto Mijares, y todo apunta a que la última cifra oficial de casi 20.000 hectáreas aumentará todavía más en las  próximas horas.

El satélite Copernicus ofrecía ayer por la tarde esta imagen del incendio que ya ha arrasado 20.000 hectáreas Mediterraneo

A pesar de que durante la jornada de ayer lucharon contra el fuego 42 medios aéreos (la mayoría de la Generalitat y del Ministerio de Transición Ecológica, pero también se sumaron unidades de Aragón, Castilla-La Mancha y Cataluña), 15 unidades de bomberos forestales, nueve autobombas, ocho agentes medioambientales, tres dotaciones de Bomberos y la UME, al cierre de esta edición preocupaban especialmente el flanco suroeste, que se aproximaba de nuevo a Andilla, los alrededores del santuario de la Cueva Santa de Altura, y el norte, a la altura de El Toro (muy cerca de la antigua base militar) en la zona limítrofe entre la Comunitat Valenciana y Aragón. La buena noticia es que se había logrado reducir el riesgo de que las llamas se adentraran en la Serra Calderona.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, explicó anoche que por fin la evolución es «favorable» y mostró su confianza en que durante este sábado se pueda «consolidar» todo el trabajo de extinción realizado ayer. «Espero que sí», subrayó desde el puesto de mando avanzado en Viver y tras la reunión de coordinación con la dirección del dispositivo de extinción. 

No obstante, El jefe del Consell reconoció que, aunque la previsión meteorológica era positiva para la noche, todo apunta a que la jornada de hoy será «más complicada por las temperaturas», ya que se prevé un aumento de las máximas y viento fuerte. Y todo ello sumado al riesgo de «rayos ocultos», como el que en la tarde de ayer provocó un conato de incendio en la localidad de Vilafranca. «Estamos todavía en un momento muy difícil», advirtió.

La Cueva Santa se salva

Desde primera hora de la mañana y después de 24 horas de infarto ante el peligro de que el fuego entrada de lleno en Calderona y adquiriera una dimensiones todavía mucho más descomunales, los trabajos de los efectivos se centraron en alejar el fuego del parque natural. Por la tarde el cambio en la dirección viento cesó y eso, sin duda, ayudó a detener el avance de las llamas. En todo caso, el fuego sí afectó a la Serra Calderona y lo hizo por un incendió declarado durante la madrugada del viernes en Olocau y que fue estabilizado a mediodía de ayer. 

Otra buena noticia fue que el incendió no ha afectado al santuario de la Cueva Santa, aunque ha llegado a las puertas del templo y ha calcinados unas 2.000 hectáreas del término de Altura.

La evolución de las llamas permitió también que la Conselleria de Justicia e Interior levantara parcialmente el confinamiento de Alcublas, en Valencia, tras una protesta vecinal. Los vecinos de Bejís, Torás, Sacañet y Teresa continúan sin poder ir a sus casas. 

Compartir el artículo

stats