Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

REACCIONES

Los hoteles de costa alargarán otra vez su campaña con las ayudas al Imserso

Calculan que podrán mantenerse las plazas de los otros años e incluso sumar nuevas

Los empresarios turísticos de la provincia confían en que la mejora de condiciones alargue la campaña en hoteles. GABRIEL UTIEL BLANCO

De darlo por perdido a renovar las esperanzas en su capacidad de revulsivo para el sector turístico. Así ha cambiado la visión sobre el programa de vacaciones sociales del Imserso para los hoteles de Castellón, después de que la Generalitat anunciara una ayuda de seis euros por habitación y día a aquellos establecimientos que lo ofrezcan. El responsable de alojamientos de la patronal turística de Castellón (Ashotur), Francisco Ribera, afirmó que en septiembre «se esperaba algún golpe de efecto para mejorar las condiciones por parte del Estado, aunque al final lo ha dado la Generalitat».

El plan del Gobierno para las vacaciones de jubilados, que coordina el ministerio de Derechos Sociales, no mantiene ninguna actualización de precios para sus próximas ediciones a pesar del fuerte incremento de la inflación y de los costes energéticos y de materias primas para los establecimientos hoteleros. Algo que obliga a los negocios adheridos a trabajar a pérdidas. Es por esta razón que Ribera afirmó semanas atrás que el Imserso estaba condenado a desaparecer por completo en Castellón o caer en la irrelevancia, al no haber hasta ahora hoteleros interesados en trabajar con este operativo. «Ahora se mejoran las expectativas de alargar la temporada», detalló ayer, lo que influirá en las contrataciones y en la actividad de los destinos. «Será algo beneficioso para todos», expuso.

De hecho, la empresa que coordina el Imserso ya se ha puesto en contacto con los hoteles que han trabajado en la última edición, ubicados sobre todo en Peñíscola y en menor medida en Vinaròs y Benicàssim, para conocer su disponibilidad. «Se espera que con la ayuda de la Generalitat se mantengan las plazas que había, e incluso que puedan ampliarse», ya que el plante de los hoteles ante las condiciones económicas se ha dado en otras comunidades, donde de momento no hay aportación extra. «Lo que puede fallar en otros sitios se podría asumir aquí», comenta Ribera.

El vicepresidente ejecutivo de Ashotur, Luis Martí, valoró por su parte que la iniciativa del Consell «es buena, porque el programa del Imserso tendrá más posibilidades de cumplirse este invierno. Sin él, era casi inviable para la mayoría».

Otras medidas

Hoteles Intur es uno de los grupos que ha ofrecido este programa de vacaciones sociales en las últimas ediciones. Su director general, Iker Llano, señala que los seis euros de la Generalitat «son una medida urgente y soluciona de manera puntual un problema que es endémico, ya que las tarifas llevan muchos años estancadas», mientras los negocios de alojamiento deben afrontar «más costes laborales, de suministros y de consumo» con el incremento del coste de la vida.

Llano valora que la Administración «debe afrontar una solución más estable, con la adecuación del turismo social a los nuevos tiempos, y que se reconozca la labor de los hoteles, que revierte en la sociedad», al ampliar los contratos de los empleados y reducir las prestaciones del Estado, además de animar la actividad de los destinos que visitan los jubilados.

En cuanto a la decisión de seguir con el Imserso, desde Hoteles Intur «estamos todavía centrados en el final de la temporada de verano», por lo que se decidirán en unas semanas, detalló Llano.

A favor de un cambio estructural en la prestación del Imserso está el secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer, quien en los últimos meses se ha posicionado en la idea de mejorar la calidad de este tipo de operativos, y no solo centrarse en ofrecer unos precios tan bajos que no aporten valor añadido al sector. 

Poco margen para las agencias

Participar en las vacaciones sociales del Imserso no solo implica un margen de ganancia prácticamente nulo para los hoteles. También pasa algo parecido con las agencias de viajes. Desde la asociación de Castellón, Diego Tirado señala que las comisiones que perciben por cada plaza contratada «son muy escasas, de apenas el 5%; está claro que cobramos mucho más al contratar cualquier otro tipo de viaje».

Tirado apunta que la temporada del Imserso para las agencias «no solo son las largas colas para reservar plaza en unos pocos días, sino que hay mucho trabajo posterior, ya que estamos a expensas de cambios, anulaciones, variaciones en los hoteles y otros aspectos de papeleo que requieren muchas horas de tiempo por nuestra parte». Una labor de posventa por la que no tienen ninguna retribución adicional y que apenas se ha visto mejorada en los últimos tiempos.

«La mayoría trabajamos con estas vacaciones sociales porque entendemos que las personas mayores necesitan de un asesoramiento, y por eso seguimos dando apoyo, pero se tiene que saber que no nos resulta rentable para la carga de trabajo que conlleva», considera.

Un ejemplo de las complicaciones fue la última campaña, cuya comercialización arrancó a principios del pasado diciembre, cuando empezaba a hablarse de una nueva oleada de la pandemia, y muchas familias ya estaban volcadas en los preparativos de la Navidad. Esto se tradujo en una comercialización descafeinada, «con un 20% de plazas previstas que se quedó sin vender».

En cuanto al futuro más inmediato, Diego Tirado señala que a lo largo del próximo mes las personas que pueden viajar con el Imserso recibirán la tradicional carta. «Será a finales de septiembre o comienzos de octubre cuando los mayores podrán acercarse a las agencias de viajes para formalizar las reservas», concluye.

Compartir el artículo

stats