Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EDUCACIÓN

Las Ampa ven «difícil» organizar el curso a tiempo si no se opta por los ámbitos

COMUNIDAD// Primer día de clase en secundaria en el instituto Luis Vives FERNANDO BUSTAMANTE

Queda tan solo un día para que comience el plazo establecido por la Conselleria de Educación para que los institutos de la Comunitat Valenciana comuniquen su decisión de continuar o no agrupando las asignaturas en 1º de ESO. Los equipos directivos cuentan con seis días para convocar al claustro del profesorado y al consejo escolar y, en caso de rechazar los ámbitos, deberán rehacer la planificación del curso antes del 12 de septiembre. Una reestructuración a contrarreloj que desde las asociaciones de madres y padres ven complicada.

«Esperamos que los claustros de profesores eleven propuestas a los consejos escolares de mantenimiento de los ámbitos para facilitar el arranque del curso», reconoce Rubén Pacheco, presidente de la Confederación de Ampa Gonzalo Anaya, la mayoritaria. Según defiende, si no se aprueba continuar con la agrupación de las materias, va a ser «muy difícil que un plazo de tiempo tan corto se pueda reestructurar todo».

El 2022-23 iba a ser el tercer curso con ámbitos obligatorios en 1º de ESO, una medida que dictó la Conselleria de Educación en pandemia. Desde la confederación recuerdan que esta metodología ha resultado «efectiva en la mejora de la calidad educativa». Por eso, Pacheco lamenta que el año académico vaya a comenzar de esta manera. «No entendemos la necesidad de la suspensión cautelar. Precisamente si algo pone en peligro el inicio de curso es la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la C.Valenciana (Tsjcv)», apunta. 

En este sentido, ha valorado la decisión del departamento dirigido por Raquel Tamarit de que los docentes conserven su puesto de trabajo, incluidos los que tenían ya su plaza adjudicada para impartir ámbitos. «Entendemos que, dado que el profesorado se va a mantener y no hay cambios sustanciales en las plantillas, algo que deseábamos, el impacto se ha aminorado», declara. 

También ha destacado que se mantenga la participación del consejo escolar. Según la resolución remitida por el secretario autonómico de Educación, Miguel Soler, la dirección del instituto debe convocar, con una antelación de 24 horas, una reunión del claustro para elaborar una propuesta que se eleva al consejo escolar, el órgano que aprobará, teniendo en cuenta el informe de la directiva y del equipo docente, si se imparten los ámbitos en 1º de ESO. En cuanto a su convocatoria, el presidente de la confederación opina que los plazos son «demasiado apurados». Cabe recordar que en los institutos privados la decisión depende de la titularidad del centro.

Un gran esfuerzo

Por su parte, los directores y directoras de institutos de la Comunitat Valenciana ya están planificando el regreso a las aulas. «En el caso de que un centro no apruebe los ámbitos, tendrán que replantearse los horarios. Esto implicará un gran esfuerzo en todos los equipos directivos», asegura Toni González Picornell, presidente de l’Associació de Directors d’IES (Adies-PV). 

En el encuentro que mantuvieron ayer con la Conselleria de Educación, transmitieron que, en los dos cursos con ámbitos, «la sensación desde los centros es que ha sido algo muy positivo», pero cree que de cara al 2023-24 habrá «más tiempo para abrir un debate pedagógico» al respecto. Ahora, lo más importante es empezar el curso con la «mayor normalidad posible».

La Gonzalo Anaya también fue convocada por la Secretaría Autonómica de Educación. «Nuestra reivindicación ha sido que la mejora del sistema público es una obligación de todos y todas. Para que el cambio metodológico se lleve a cabo, hay que ayudar al profesorado y a los centros a hacerlo posible», comparte Pacheco. Para ello, detalla, se necesita más formación, más infraestructuras, mayor plantilla docente y más participación. «El fracaso escolar no es del alumnado, sino del sistema educativo», concluye.

Compartir el artículo

stats