Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

El Consell mantiene el impuesto de patrimonio que pagan 4.000 'ricos' de Castellón

El president defiende una «cierta armonización» de tributos a nivel nacional para evitar dumping fiscal

El polémico impuesto de patrimonio es complementario del IRPF. EMILIO NARANJO

Es una de las figuras tributarias más controvertidas. El impuesto de patrimonio, un tributo cedido a las comunidades autónomas y que en Castellón pagan casi 4.000 contribuyentes cada año, vuelve a estar en el punto de mira tras la decisión del presidente de la Junta de Andalucía de aplicar una bonificación del 100% en el impuesto, siguiendo la estela de la Comunidad de Madrid. Una decisión que aplauden los empresarios y buena parte de los economistas, que consideran que provoca pérdidas de competitividad, no fomenta el ahorro y, además, genera una doble imposición, al gravar un patrimonio que ya pagó impuestos cuando se generó.

El movimiento anunciado este lunes por Juan Manuel Moreno Bonilla y que busca atraer grandes inversores a Andalucía no va a alterar la hoja de ruta de la Generalitat valenciana, que mantiene su apuesta por esta figura fiscal. Así lo aseguró ayer Ximo Puig, quien rechazó acabar con un tributo que solo pagan los propietarios de patrimonios superiores a 500.000 euros (en el conjunto nacional son 700.000, pero en la Comunitat se ha rebajado el límite mínimo exento) y abogó asimismo por conseguir una «cierta» armonización de impuestos deslocalizables de cara a evitar que haya dumping fiscal. «Hace falta una reforma fiscal en España y no se puede ser neutral porque todo tiene consecuencias, ni hacer mercadeo, todo es revisable, menos la progresividad», recalcó.

El president defendió que de lo que se trata cuando se habla de una bajada impuestos es «primero, de hacerlo con rigor y, después, saber a quién se le bajan». Y defendió actuar con «máxima responsabilidad» porque al bajar tributos hay beneficiados y perjudicados. También se refirió a la reforma fiscal que impulsa el Gobierno valenciano para amortiguar el impacto de la inflación e insistió en que el Consell «no está contra los ricos, sino a favor de que cada uno aporte según sus necesidades. Si España quiere ser un país solidario, cuando se habla de armonización fiscal se debe actuar desde esta solidaridad de origen y entender que la España real va mucho más que la M-30», dijo.

22,7 millones de recaudación

El impuesto de patrimonio se mantiene en la Comunitat y, además, lo pagan cada vez más contribuyentes. Durante el último año lo abonaron 3.678 personas en la provincia (menos del 1% del total), 411 más que cinco años antes y el importe recaudado ascendió a 22,7 millones de euros , según la Conselleria de Hacienda. Y en el conjunto de la Comunitat ocurre lo mismo: en un lustro la cifra ha pasado de 22.105 a 23.892. 

Los casi 24.000 declarantes del impuesto de patrimonio de la Comunitat, y según la estadística de la Agencia Tributaria, acumulan bienes por valor de 72.929 millones de euros. O lo que es lo mismo: cada uno de ellos posee un patrimonio neto medio de 3.052.467 euros. Y otro apunte más: entre los superricos valencianos hay más mujeres que hombres: 12.171 frente a 11.721, aunque ellos poseen fortunas superiores.

Compartir el artículo

stats