Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

inestabilidad meteorológica para dar la bienvenida al otoño

La lluvia irá a menos pero dará paso a un desplome del mercurio en Castellón

Las precipitaciones serán más débiles de lo previsto y durarán todo el fin de semana

Imagen de la lluvia en Peñíscola. Mediterráneo

Las lluvias dan la bienvenida al otoño, una estación que se estrena hoy con gran inestabilidad meteorológica. Las precipitaciones, intensas en algunos momentos de la jornada, afectaron el jueves a distintos puntos de Castellón, obligando a cortar caminos como el Camí València y el Camí Corral Blanc de la Vall d’Uixó. También el Ayuntamiento de Peñíscola cerró ayer al tráfico la avenida Pigmalión y el aparcamiento del Palau de Congressos.

Además, la borrasca dejó otros incidentes como el incendio de una palmera en la playa de Burriana a causa de la caída de un rayo.

Incendio provocado por un rayo. Isabel Calpe

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) decretó el riesgo amarillo de lluvias y tormentas en buena parte de la provincia, que se mantendrá hoy. La alerta está activada hasta el sábado en la zona del interior.

En cuanto a la precipitación acumulada, desde la Associació Valenciana de Meteorologia (Avamet) informaron el jueves a última hora de la tarde de que se habían recogido más de 60 litros por metro cuadrado en Artana y Betxí y cerca de 30 en Onda, la Vilavella y Vila-real.

Para hoy se esperan intervalos nubosos y baja probabilidad de chubascos dispersos y ocasionales en zonas del litoral por la mañana, mientras que por la tarde tenderá a nuboso o cubierto con chubascos y tormentas, que pueden ser localmente fuertes, preferentemente en la mitad norte.

Previsión del tiempo. Mediterráneo

Menos precipitaciones

En cuanto al pronóstico, el catedrático de Climatología de la Universitat Jaume I (UJI), José Quereda explicó que en los próximos días se mantiene la inestabilidad atmosférica si bien con lluvias más débiles a las previstas inicialmente. «La irrupción de aire polar no parece sobrepasar el norte de la península y, por ello, la máxima inestabilidad se localiza en el nordeste. No obstante, aunque debilitada se mantiene un cierto grado de inestabilidad para Castellón con posibilidad de precipitaciones débiles y algún amago tormentoso», explicó el climatólogo.

«Procesos desarrollados en horas de tarde y madrugada cuando el papel convectivo del mar es más intenso. De ahí su principal localización en la zona litoral en momentos en que el viento rola de mar a tierra», indicó Quereda.

Por tato, todo parece indicar que después del fin de semana las lluvias tenderán a remitir, aunque habrá nubosidad y será, a parir del domingo, cuando las temperaturas máximas descenderán a los 24 y 25 grados de máxima, mientras que las mínimas estarán entre los 16 y 17 grados. De todos modos, el mercurio descenderá todavía más si cabe en el interior de la provincia de Castellón, dejando, por ejemplo, siete grados de mínima en Morella.

Otoño

De este modo, tras el que, sin duda, ha sido uno de los veranos más calurosos de la historia, la provincia recibe el otoño con una clima propio de esta estación. De todos modos, como ya informó Mediterráneo, el avance climático de la Agencia Estatal de Meteorología contempla que el panorama más cálido de lo habitual se mantenga a lo largo del otoño, a modo de una extensión de la ya pasada temporada estival.

Compartir el artículo

stats