Parece, esta vez sí, que la bajada de temperaturas en Castellón ha llegado para quedarse. Los termómetros se han desplomado de forma generalizada en la provincia, marcando registros mínimos más propios de esta época del año, aunque en algunas zonas el mercurio ha llegado a cifras más bien invernales.

Y es que en las últimas horas algunos municipios del norte de Castellón han llegado a los 5,5 grados. Es el caso de Coratxà, en la Tinença de Benifassà --donde el pasado viernes cayeron 68,8 litros por metro cuadrado de lluvia-- y Vilafranca, como muestran las torres de la Associació Valenciana de Meteorologia (Avamet).

Registros de las torres meteorológicas de Avamet en Castellón. Mediterráneo

Otras poblaciones del interior en las que las mínimas se han desplomado respecto a jornadas anteriores han sido Morella (6,2), Sorita (6,3) u Olocau (6,7).

Como recuerdan desde la sección meteorológica de À Punt, no había temperaturas tan bajas desde el pasado 26 de mayo.

Temperaturas más altas

Contrasta esta situación meteorológica con la de, por ejemplo, Almenara, donde en las últimas horas no solo se ha registrado la temperatura mínima más alta, 19,6 grados, sino la más alta entre las máximas, con 24.

Respecto a la previsión para mañana, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) adelanta que habrá unas mínimas que en las comarcas del interior rondarán los 7 y los 9 grados, mientras que en el litoral estarán entre los 16 y los 19.

En cuanto al riesgo de precipitaciones, el mapa de probabilidades de Aemet indica que entre las 12.00 y las 18.00 horas podrá llover en varias zonas de la provincia, aunque en ningún caso habrá registros de importancia.