Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell da el 'ok' a 14 plantas solares en Castellón y tramita otras 105

Un hombre camina junto a la instalación de una planta fotovoltaica, un sector en auge pese al colapso administrativo. GUILLAUME HORCAJUELO

El futuro solo es renovable. La expresión resume el sentir del president de la Generalitat, Ximo Puig, quien en los últimos meses ha reiterado el compromiso del ejecutivo valenciano en conseguir más pronto que tarde la autosuficiencia energética. Para lograrlo, el pasado mes de abril el pleno del Consell daba luz verde a un decreto para paliar los efectos de la invasión de Ucrania, que incluía un paquete de medidas encaminadas a acelerar la instalación de plantas solares y parques eólicos por todo el territorio de la Comunitat. Pero una cosa es la teoría y la práctica. Y la realidad en Castellón es más bien pobre: en tres años la Conselleria de Economía Sostenible solo ha autorizado 14 parques de energía fotovoltaica mientras que los proyectos pendientes de tramitación alcanzan en estos momentos los 105.

Los últimos datos que maneja el departamento que dirige Rafael Climent son incontestables. Si a mediados del 2021, y tras la entrada en vigor del Decreto Ley 14/2020 cuyo objetivo era acelerar la implantación de las renovables eliminado trabas administrativas, en la provincia se contabilizaban 64 proyectos de plantas solares hoy ya son casi el doble. Eso sí, desde Economía Sostenible insisten que eso no significa que las 105 plantas fotovoltaicas que se encuentran en trámite van a salir adelante. «Unos proyectos están pendientes de ser admitidos, otros se encuentran a la espera de informes de otras consellerias o de uno o varios ayuntamientos, mientras que a otros, por ejemplo, les falta el estudio de impacto ambiental», aclaran.

Cuatro iniciativas degenadas

Si en Castellón son más de un centenar los proyectos de energía fotovoltaica en tramitación, en el conjunto de la Comunitat la cifra asciende a 358 (un total de 177 en Alicante y 170 en Valencia), y entre todos suman una potencia instalada de 6.155 megavatios (MW). Además, y desde finales del 2019, la Generalitat ha tumbado 59 plantas solares, cuatro de ellas en Castellón y ha autorizado 30, casi la mitad en la provincia.

La implantación de las renovables va mucho más lenta de lo deseado y el propio Puig ha hecho autocrítica en varias ocasiones. La última fue hace apenas quince días, cuando reconoció que «dar el salto a las energías limpias exige una agilidad administrativa que aún se debe mejorar», recalcó.

Pero el tiempo apremia y los promotores advierten que el bloqueo pone en riesgo decenas de proyectos (unos 60 en Castellón), ya que en enero los parques que no cuenten con la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y el permiso para comenzar las obras perderán los puntos de conexión concedidos por Red Eléctrica y no podrán seguir adelante. 

Los proyectos se extienden por toda la geografía provincial

Los algo más de un centenar de plantas de energía fotovoltaica que tramita de Conselleria de Economía Sostenible en Castellón se extienden prácticamente por toda la geografía provincial. Y algunas de las últimas en solicitar autorización están proyectadas en localidades como Burriana, Traiguera, les Useres, Segorbe o Vilanova d’Alcolea.

En la capital del Alto Palancia, por ejemplo, la empresa New Frog Projects S.L, ha solicitado autorización de implantación en suelo no urbanizable de una central fotovoltaica de 5 MW de potencia. El proyecto se denomina Parque Solar Segorbe y contempla 10.136 módulos y una línea subterránea de alta tensión 20 kV de doble circuito para evacuar la energía generada.

Otra de las iniciativas se ubica en les Useres. En la Masía Figueresa de esta localidad, en el entorno del Paraje las Crevadas, la promotora Energía Solar Aplicada (ESA) prevé levantar 9.660 paneles fotovoltaicos sobre unos terrenos arrendados de 53.000 metros cuadrados. La inversión prevista supera los 1,7 millones de euros.

En Onda proyectan una planta 17 Mw de potencia pico en la zona del Baix Sitjar, mientras que en Alcalà de Xivert, por citar un último ejemplo, son dos las iniciativas que se contemplan: uno de 2,2 MW en la zona conocida como Clot de Felipet (junto a la rambla d’Estopet) y otra de 1,7 MW en la Torrassa.

Todos estos proyectos, según consta en la información pública de la Conselleria, están pendientes de autorización, un trámite administrativo complejo y que, hasta ahora, se ha demorado durante años

Compartir el artículo

stats