Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PERSPECTIVAS

El positivo balance de Cersaie augura un buen cierre del año para la cerámica

La afluencia y los acuerdos comerciales alejan el fantasma de una crisis de demanda del producto

Imagen de visitantes a un estand de Cersaie. Bartomeu Roig

La 39ª edición de la feria Cersaie de Bolonia cerró sus puertas con un balance mucho más positivo del que se esperaba hace justo una semana. El sector cerámico español tenía claro que debía mostrar su vertiente más optimista para atraer al máximo número posible de compradores, especialmente los de aquellos países que no pudieron acudir el pasado año, aunque nadie podía abstraerse de los problemas que sufren las fábricas, con unos costes energéticos disparados, y un verano con la actividad frenada. Según fuentes del sector desplazadas a la feria, «el nivel de exportaciones en los últimos meses ha sido muy bajo», lo que ha derivado en hornos apagados y miles de trabajadores con ERTE en vigor. Un panorama poco alentador para el futuro de la industria que sostiene a buena parte de la economía provincial. 

Ante estas circunstancias, la valoración favorable que han efectuado la mayoría de los empresarios consultados hace pensar que el último trimestre del año será bueno. El responsable de Internacionalización de la Cámara de Comercio, Joaquín Andrés, expresó que Cersaie «ha sido un soplo de aire fresco para el sector tras unos momentos de mucha complejidad, por lo que cierre del año se espera positivo, a falta de tener el balance definitivo». Andrés añadió que el recinto de Bolonia «estuvo a tope el lunes y el martes, y se vio la sensación de que había una necesidad de reencontrarse».

De esta manera se aleja, aunque sea por unos meses, el temido fantasma de la crisis de demanda de producto. El presidente de la asociación de fabricantes de cerámica (Ascer), Vicente Nomdedeu, temía que con el incremento de precios para hacer frente a los costes de la energía «la gente optara por otro tipo de productos», y de hecho «había datos que indicaban que la demanda caía», añadió. Por esta razón detalló que se mantiene la crisis de costes, pero en casi todo el mundo hay interés en adquirir producto cerámico.

Estados Unidos

Además de los tradicionales mercados europeos, hay interés en mantener la demanda de los Estados Unidos, que en los dos ejercicios anteriores ha superado a Francia como principal cliente del azulejo español. «Los costes del gas son mucho más bajos en América, por lo que no entienden el motivo que ha hecho encarecer nuestro producto», confesaban azulejeros de Castellón. Algo que puede suponer una pérdida de cuota de mercado, lo que aprovecharían fabricantes sin las circunstancias del marco energético la Unión Europea. El fortalecimiento del dólar respecto al euro supone una ayuda en este sentido, unido a que los costes de los fletes de transporte se han aligerado en los últimos tiempos. De esta manera, los compradores norteamericanos tienen mejores precios, sin que afecte tanto a los márgenes de competitividad de las industrias de nuestro país.

No todos los mercados se mueven al mismo ritmo. Los países árabes siguen con la demanda débil, especialmente por las trabas que ponen algunos de ellos a la llegada de cerámica europea. Algo que se une a los problemas que arrastran las industrias de esmaltes desde este verano, con el bloqueo de las relaciones comerciales con Argelia. En todo caso, el sector señala que el balance final se hará en unas semanas. La próxima edición ya tiene fechas: del 25 al 29 de septiembre del 2023. 

Tecna concita el interés por parte de nuevos mercados

Bolonia no ha resultado el único punto que ha concitado la atención del clúster cerámico, ya que la ciudad de Rimini ha sido el escenario de Tecna, una feria dedicada al segmento de la maquinaria del sector, que ha contado con la participación de 10 firmas de la asociación Asebec. Uno de los empresarios desplazados, Rafael Vicent, indica la inestabilidad que se vive en los productores de Europa, por lo que el segmento de la maquinaria mira hacia otros horizontes. «Una de las zonas en las que nos centramos ahora es Sudamérica», comentó. 

De esta manera se quiere mantener la actividad de las empresas de bienes de equipo, ante el freno de inversiones existente tanto en España como en Italia. Un problema al que se suma la ruptura de relaciones entre España y Argelia, que han cortado las exportaciones de sus productos. Entre las grandes novedades, Rafael Vicent mencionó «la ampliación de las posibilidades de la impresión digital, así como todas soluciones de ahorro energético y costes».

Por otro lado, grupos industriales de Castellón han recibido premios en el marco de esta feria. Pamesa obtuvo un galardón en la categoría de grandes inversiones, mientras que Porcelanosa fue reconocida en el apartado de la mejor nueva planta cerámica, por la apuesta tecnológica en los dos últimos años.

Dentro de Cersaie también ha habido espacio para la maquinaria. Rubén Gómez se mostró satisfecho con el resultado y destacó que ha habido «muchos clientes nuevos de exportación».

Compartir el artículo

stats