La organización de la feria de la cerámica de València, Cevisama, indica que a falta de menos de cinco meses para su próxima edición ya son 300 las empresas que han confirmado su presencia. Esto «supone el 70% de la que era habitual en las últimas ediciones», añaden.

Entre las compañías mencionadas desde Cevisama se encuentran azulejeras como Keraben o Baldocer, además de Esmaltes, dentro del sector de fritas y esmaltes cerámicos. También se espera una amplia presencia del segmento de la maquinaria, con el esperado arranque del pabellón tecnológico, una petición encabezada por la asociación Asebec.

La próxima edición tendrá lugar del 27 de febrero al 3 de marzo de 2023, y contará con ocho pabellones de Feria Valencia. «Toda la oferta cerámica, de equipamiento de baño y piedra natural estará presente, así como las últimas tendencias en diseño, tecnología, innovación y construcción sostenible», apuntaron las mismas fuentes.

Captar visitantes

Con el fin de incentivar la actividad en la feria, que no se celebra desde febrero del 2020, la organización ha dispuesto una serie de novedades. Una de las más recientes es la inversión de un millón de euros, con el apoyo de la Conselleria de Economía Sostenible y Sectores Productivos, para atraer a visitantes internacionales e incentivar el negocio durante este evento. «Es la más potente acción promocional de nuestra historia, en la que estamos invitando a miles de compradores VIP de países objetivo del sector; esta iniciativa cumplirá con creces las expectativas de compradores para todas las empresas del sector cerámico y de baño que participen en la feria», asegura Carmen Álvarez, directora de Cevisama. También se han creado unos premios a la sostenibilidad, que se fallarán un mes antes de la celebración.