50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En pleno contexto de inflación, se impulsa el objetivo de desarrollo sostenible (ODs) y se ayuda al ahorro de los hogares

Castellón: objetivo desperdicio cero para ahorrar en la cesta de la compra

DESPERDICIO CERO

La meta del desperdicio cero, uno de los objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), se está convirtiendo en Castellón en un aliado contra la inflación. Los hogares se han puesto el chip de evitar tirar alimentos --cada día más caros-- a la basura, al tipo que todo tipo de negocios de la provincia que gestionan a diario productos frescos utilizan cada vez más ofertas directas o plataformas para vender más barato lo próximo a caducar, y en ocasiones destinando también una parte a la donación a fundaciones benéficas y oenegés.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en su último Informe del Desperdicio Alimentario en España, señala que «cada español tiró de media a la basura 28,21 kilos/litros de alimentos en el año 2021, la cifra más baja del último lustro y 2,72 menos que en el 2020 (año covid)».

Extrapolando esta media a Castellón, durante el 2021 en toda la provincia se desperdiciaron 16,5 millones de kilos/litros; y en España, 1.245 millones sin consumir, un 9% menos que el año anterior, por lo que según el Ministerio «se avanza por el buen camino» hacia el ODS de Naciones Unidas que marca como meta reducir el desperdicio alimentario en todo el mundo a la mitad en el año 2030.

En los hogares, antes de la problemática escalada de la inflación, el pasado ejercicio descendieron de forma significativa las sobras de platos cocinados de pescado (50,4% menos), carnes (42,6%) y arroz y pastas (35 %). Por contra, los productos comprados que más se desperdician en los hogares en 2021 son carnes congeladas (16,7%), salsas (16%), café e infusiones (12,%), legumbres (12 %) y sopas, cremas y caldos (10 %).

En un restaurante, preparando las sobras para llevar en un tupper. GABRIEL UTIEL BLANCO

«Ahora se llevan más las sobras a casa: si es arroz, pasta o pizza»

Desde Ashotur señalaron que se ha notado un ligero incremento de clientes que se piden llevarse en un tupper las sobras del plato a casa «sobre todo de arroces, pasta o pizza. No ocurre sin embargo con carnes, pescado o tapas. Los arroces ya hace tiempo que sí había costumbre de llevarse el sobrante». Desde el Grupo Giuliani’s, coincidieron en que sí han notado «una mayor demanda». Los restaurantes de Castellón suelen contar ya con recipientes para llevar, algo que será obligatorio en febrero del 2023 según la ley recién aprobada por el Ministerio de Agricultura contra el desperdicio alimentario.




Pan y pasteles, pioneros

Volviendo a la provincia, aunque desde hace tiempo es habitual ver en los lineales del supermercado ofertas de productos próximos a caducar, con descuentos del 30 al 50%, esta sección ha ido a más. Pioneras en estas iniciativas han sido muchas panaderías de desde hace años ofrecían bolsas con ofertas de ensaimadas o rosquilletas al final del día, al ser perecederos, y lo siguen haciendo actualmente.

Según explica el maestro mayor del Gremi de Forners de Castelló, César Solsona, además de estas ofertas también hay quien opta por hacer donaciones a familias necesitadas del barrio donde se ubica la panadería; o bien si se acumula mucho pan duro, como alimento para los animales.  

Plataformas tecnológicas

La tecnología ha irrumpido con diversas plataformas que, a través de una aplicación en el teléfono móvil, ponen en contacto ofertas con usuarios. En Castellón la pionera fue Too Good To Go (Demasiado bueno para desperdiciarlo), que llega a España en 2018 y aterriza en la provincia a mediados del 2020. Sigue operando a día de hoy con 75 establecimientos de todo tipo que lanzan a diario sus packs sorpresa económicos con el excedente que les sobra, y que antes de tirarlo supone un ahorro para las familias, «que pueden ahorrar hasta un 70% en productos frescos, en un momento en el que en España ha caído un 15% el consumo de carne y pescado, según el Ministerio».

Los establecimientos de Castellón que publican sus lotes sorpresa en la app son de todo tipo, y algunas se agotan en minutos al ser reservados por usuarios: buffets de hoteles, caterings, panaderías, pastelerías, comida preparada, supermercados, fruterías, verdulerías, pescaderías y hasta tiendas de gasolinera. Los restaurantes tienen presencia, pero por ahora, menor.

A través de la participación de los negocios y de los propios castellonenses «en dos años se han salvado 68.000 packs (adquiridos): lo que supone más de 68 toneladas de alimentos que se ha evitado que acaben en la basura. Esto equivale a más de 170.000 kilos de CO2 que se han evitado enviar a la atmósfera, o el equivalente a cargar un teléfono móvil más de 30 millones de veces».

Balance en la Comunitat

En la Comunitat, apuntan desde Too Good To Go, «con más de 1.100 establecimientos, se han salvado más de 1.050.000 packs, es decir, más de 1.000 toneladas de alimentos, lo que implica evitar la emisión de más de 2.625 toneladas de CO2, o lo que es igual, más de 517 vuelos alrededor del mundo». A escala autonómica, la ciudad líder ha sido Valencia (+380.000), seguida de Alicante (+117.000) y Castelló (60.000 lotes, el 88% provincial). Los sectores donde más comida se salva son fruterías, verdulerías y panaderías. Las horas de recogida suelen ser después de las comidas o cenas, cuando el establecimiento calcula cuánta merma puede tener para poner determinadas ofertas en la app. 

En estos años, con todo, hay comercios de Castellón que han preferido descolgarse y buscar otras alternativas, pues según explican, «al ser el lote sorpresa, el cliente en ocasiones ha puesto problemas si no era de su agrado el menú, por ejemplo; y también se daba picaresca en este sentido». En el Mercat Central de Castelló muchas familias necesitadas están canjeando ya los vales de compra (que previamente reparte el Banco de Alimentos tras las aportaciones de la ciudadanía a la aplicación solidaria Nadie sin su ración diaria.

Los testimonios de la ‘app’ Too Good to go 

Sede Intur Restauración Colectiva. MANOLO NEBOT ROCHERA

  • «Por 3,99 € consigues un menú saludable»

Intur Restauración Colectiva (IRC), empresa de Grupo Intur especializada en la gestión integral de comedores, se unió en febrero de este año a Too Good To Go, la mayor aplicación que lucha contra el desperdicio de comida en el mundo. Los usuarios de esta app acceden cada día a packs sorpresa, «que vuelan en segundos», con gran variedad de platos del menú del día y guarnición o postre, de la cocina central de Intur Restauración Colectiva. Se ofrecen a partir de 4,99 euros y adquirirlo en fácil: bajarse la app, localizar la oferta, reservar y pagar, y recogerlo en la dirección indicada en una franja horaria, que suele ser a partir de las 13.00 horas.

Cristina Ruiz, directora de Compras y Producción de Grupo Intur, resalta que vieron una oportunidad «de abrir una nueva vía de evitar el desperdicio en nuestra cocina central y, de hecho, hemos conseguido el desperdicio cero en nuestras cocinas. Gracias a esta iniciativa y a través de formaciones a nuestro personal y desarrollo de apps internas, que nos permiten calcular de manera muy precisa la cantidad de las materias primas que necesitamos cada día para elaborar miles de menús». Cada pack es «muy variado y, sobre todo, saludable», añade. Cuentan con un equipo de I+D y nutricionistas. Usan productos de temporada, legumbres 100% ecológicas, todo se cocina con aceite de oliva y artesanal. «En la app mencionan la buena relación calidad precio -- el usuario nos valora con 4,8 de 5--, así como la cantidad de comida que hay en cada bolsa», comenta. Los lotes pueden contener potajes, cremas, carnes, pescados, hamburguesas de coliflor o platos 100% vegetales; ensaladas o fruta. «Es mucho más que un menú diario, por menos de la mitad de lo que este podría costar», resaltan. «Desde que estamos en la app vendemos todos los packs todos los días. Desde que colgamos a la oferta hasta que se venden todos pasan apenas dos minutos. Lo compran operarios o personal de oficinas de aquí, de la Ciudad del Transporte. O los propios trabajadores, para llevarlo a su familia y poder conciliar, al no tener que cocinar al llegar a casa», añaden.

Pescadería Silvia, en el Mercat Central de Vila-real. Gabriel Utiel Blanco

  • «Con un lote de 4,99 € te puedes llevar variedad de pescado para una fritura»

Una mujer de 34 años se acerca a la parada de Silvia Russo en el Mercat Central de Vila-real. Ha reservado su pack sorpresa de 4,99 euros a través del teléfono móvil y la aplicación Too Good to Go y llega para recogerlo. «Lleva pescado por valor de 15 euros pero cuesta bastante menos», explica. Justo ese día el lote contiene «salmonete, sepias pequeñas, sardinas y bacaladillas, «ideal para a hacer fritura», detalla la propietaria de Pescadería Silvia, que cuenta cómo se apuntó hace un año a esta plataforma y está muy satisfecha, pues le ayuda a gestionar el excedente del día y al tiempo su clientela lo ha aceptado muy bien, «desde el primer momento. Es un puntazo».

«Compro en la lonja pescado fresco todos los días y lo que quiero es que se venda todo en la jornada. Lo rebajo a última hora y así por la tarde voy a por género nuevo», señala. Actualmente, ofrece dos tipos de packs, que eso sí, se han de reservar, y quien es más rápido, se lo asegura. El de 4,99 euros (por valor de 15) y el de 7,99 (por valor de 20 euros) --y en este caso pues puede ser piezas más grandes: emperador, sepias de más tamaño...). Personas de mediana edad y también gente mayor aprovechan estas ofertas. 

Cadenas de fruterías en Castelló. GABRIEL UTIEL BLANCO

  • «Vienen estudiantes de la UJI y con 2,99 € compran verduras y frutas que sobran»

Una cadena de fruterías y verdulerías de Castelló también está suscrita a la app Too Good To Go y publica ofertas de packs por 4,99 euros. Shahid Ahmed combina varios alimentos del día que no se han vendido, son aptos para comer pero están más maduros, tocados, etc. y se venden más barato. Eso sí, no se puede conocer el contenido de antemano, va variando.

Lleva con esta plataforma unos ocho meses. «Me piden dos o tres packs sorpresa cada día entre los cuatro establecimientos que tengo», declara. «Ponemos 4 ó 5 kilos de cosas que sobran todos los días, no están estropeadas: patatas, pimientos, tomates, etc. Cuestan 2,99 euros», pone como ejemplo. La app atrae a muchos jóvenes, «como estudiantes de la UJI que comparten vivienda y así hacen una compra económica. La gente mayor no conoce la aplicación», agrega. 

Guía para 'revivir' en casa las sobras de los restaurantes

Compartir el artículo

stats