Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

AFECTARÁ TAMBIÉN A LAS CIRCULACIONES DE RENFE

El Gobierno ratifica su plan de alejar del centro de Madrid los AVE de Castellón y Valencia a partir de enero

Confirma su intención de trasladar a Chamartín los trenes que llegan a Atocha. El cambio está condicionado a que finalicen dos nuevas vías en la futura cabecera

Los AVE desde Castelló pasarán a tener su cabecera en Madrid-Chamartín GABRIEL UTIEL BLANCO

Los trenes de alta velocidad procedentes desde Castelló o València con destino a Madrid tendrán finalmente su cabecera de inicio y final en la estación Chamartín-Clara Campoamor, más alejada del centro, dejando así de detenerse en la terminal de Puerta de Atocha. La vía libre para que se materialice llegará en enero.

El Gobierno ha ratificado su plan de trasladar todas las circulaciones procedentes de la línea de alta velocidad de la Comunitat Valenciana a la estación madrileña de Chamartín. Lo hace por escrito en respuesta al senador castellonense por Compromís, Carles Mulet, quien denuncia que "lejos de rectificar, se confirma la intención".

Rechazo a la decisión

De hecho, esta decisión ya generó a principios de año un importante rechazo tanto en Castellón como en el resto de la autonomía por parte de agentes sociales, económicos o políticos. Incluso el president de la Generalitat, Ximo Puig, exigió en su día reconsiderar el cambio de cabecera a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, si bien finalmente se llevará a cabo con escasos matices.

En estos momentos, los AVE desde Castelló que opera Renfe mantienen como destino Atocha, al igual que los de la compañía pública desde València Joaquín Sorolla y los servicios AVLO a la capital estatal. Mientras, las conexiones con la Comunitat del resto de empresas ferroviarias que están empezando a prestar servicio con motivo de la liberalización del sector ya tienen como origen y destino Chamartín, como es el caso de Ouigo o, a partir de mediados de diciembre, IRYO.

El único freno desaparece

No obstante, el ejecutivo en su respuesta deja muy claro que los tráficos de Renfe con destino València seguirán operando solo temporalmente desde Madrid-Puerta de Atocha, hasta que la estación Madrid-Chamartín-Clara Campoamor disponga de ocho vías de ancho estándar, con la puesta en servicio de las nuevas vías 14 y 15.

Un condicionante que, tal y como han indicado fuentes del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), desaparecerá en el mes de enero, cuando las nuevas vías quedarán listas para su explotación una vez convertidas de ancho ibérico a estándar e integradas en el sector de alta velocidad. 

Esto supone que el ejecutivo central a partir de entonces podrá proceder a trasladar todos los servicios de la apodada línea de alta velocidad de Levante hasta Chamartín. Solo se librarán ocho trenes: dos por sentido en la relación Madrid-València-Castelló y otros dos por sentido en la conexión Madrid-Alicante/Murcia.

Tiempos a puntos de interés de Madrid desde ambas estaciones MEDITERRÁNEO

Desplazamientos más costosos

A efectos prácticos, los trenes incrementarán ligeramente su tiempo de circulación, aunque la consecuencia más notable es el impacto que tendrá en los desplazamientos dentro de Madrid, pues se pasará de llegar al centro de la ciudad a hacerlo a un emplazamiento mucho más alejado, también de enclaves turísticos como la Gran Vía, el Museo del Prado, el parque del Retiro o la Puerta del Sol.

Desde Adif se justifican en que de esta forma se beneficiará la circulación de tráficos transversales posibilitando, por ejemplo, seguir hacia el norte de España desde Castelló, así como en que esta organización se estableció en el 2009, cuando no existió oposición al respecto.

Compartir el artículo

stats