Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más esperanza para los que llegan al límite entre la vida y la muerte en Castellón

Sanidad compra 22 máquinas de oxigenación extracorpórea (ECMO) y el Hospital General Universitario estrenará dos de ellas

Un paciente conectado a una de las máquinas ECMO para oxigenarse su sangre sin comprometer los órganos Mediterráneo

Llega un momento en que nuestros órganos dicen basta y se llega a la fina línea que hay entre la vida y la muerte. Un corazón cansado de latir o unos pulmones incapaces de oxigenar la sangre bloqueados por una neumonía. Son momentos críticos en los que poco hay que hacer a no ser que se pueda mantener las funciones de ese corazón y esos pulmones pero dejando descansar a los órganos hasta su recuperación o la llegada del trasplante.

Estas segundas oportunidades, casi de ciencia ficción, las brinda una técnica: la oxigenación por membrana extracorpórea o ECMO por sus siglas en inglés. Los ECMO son unos aparatos capaces de sustituir la función de los pulmones o del corazón, o de ambos, oxigenando la sangre sin necesidad de hacer trabajar a estos órganos. Hasta ahora eran pocos los hospitales que tenían equipos propios. Dentro de poco, sin embargo, su uso continuado va a poder generalizarse a casi todo el territorio de la Comunitat Valenciana gracias a la inversión de 2.245.760 millones de euros (IVA incluido) que va a hacer la Conselleria de Sanidad para adquirir 22 de estas máquinas.

22 máquinas a repartir

El soporte vital vía ECMO se viene utilizando desde hace más de 15 años en la Comunitat Valenciana pero, hasta ahora, en contados hospitales. La Fe, como hospital de referencia fue el primero, en 2006. Durante estos tres lustros, su uso se ha extendido a más centros e incluso hay un soporte móvil (con sede en La Fe y en el Clínico) que está ahora dando servicio a esos hospitales donde no se tiene el aparato.

Según el plan de la conselleria, La Fe será el hospital que más ECMO reciba, nueve. Otros tres equipos irán al Hospital Clínico y otros tantos al Hospital General de Valencia y al Doctor Balmis de Alicante. El Hospital Doctor Peset recibirá un nuevo equipo. Además, el Hospital General de Castelló se estrenará en usar esta técnica con dos nuevas máquinas como también el Hospital de la Ribera que recibirá un ECMO.

La idea es que con esta compra, los servicios de cirugía cardiaca tengan todos ECMO y algunas UCIS "de centros de entidad" porque desde la administración se han dado cuenta de que no había equipos suficientes y más desde la pandemia de covid.

Más usos desde la pandemia

"Su uso estaba muy centrado a cirugías cardiacas y a trasplantes en asistolia pero con la pandemia su utilización para otras técnicas de soporte vital se ha generalizado, por ejemplo para mantener con vida a pacientes con daño severo en los pulmones por la covid y ya no solo haciendo de puente hasta un trasplante", explica Marisa Blasco, presidenta de la Sociedad Valenciana de Medicina Intensiva y jefa del servicio del Hospital Clínico de Valencia.

Sanidad reconoce esta realidad a la hora de justificar esta compra. "La terapia ECMO es un sistema de uso habitual en los servicios de cirugía cardiaca. Actualmente ha aumentado su relevancia ya que se utiliza como sistema de oxigenación en pacientes covid-19 con afectación pulmonar severa", apunta la administración.

Son, por tanto, más los pacientes críticos en los que ahora se utiliza pero, además, los tiempos también varían, lo que hace necesario tener más equipos. En una operación cardiaca, el uso de la ECMO es limitado a la intervención y cuando se espera un trasplante suele ser por pocos días pero cuando esta oxigenación de la sangre fuera del cuerpo se utiliza para mantener vivo a un paciente con los pulmones destrozados por la covid "a lo mejor se le tiene conectado días días o más hasta que la inflamación de los pulmones descienda", explican expertos intensivistas, de ahí que si las máquinas están "bloqueadas" más tiempo. De hecho, conselleria reconoce que en varios momentos de la pandemia, todos los equipos ECMO estaban ocupados.

Más donaciones por la Ley de la Eutanasia

Sanidad también justifica la compra por la importancia que estos dispositivos están teniendo en los trasplantes de órganos, al abrir la puerta a un nuevo tipo de donación, en asistolia. Hasta ahora, en las donaciones de órganos "tradicionales" el donante normalmente estaba ya en el hospital y existía una muerte cerebral (por ejemplo después de un accidente de tráfico).

En los últimos años y gracias a estos equipos ECMO, también son posibles candidatos a donación personas que, por ejemplo, mueren en plena calle por un infarto. Si se llega a tiempo y se pueden oxigenar los órganos, estos pueden seguir salvando vidas. De hecho, la puesta a disposición de los equipos ECMO en los últimos años (también de los móviles) ha favorecido que el número de potenciales donantes en la Comunitat Valenciana haya ido en crecimiento en los últimos años.

Sanidad apunta al papel de estos aparatos en las donaciones en asistolia y también a la posibilidad de que este tipo de donación aumente, también por la nueva Ley de la Eutanasia, en la que muchas personas optan por fallecer en casa, rodeados de sus familiares. En estos casos sería aconsejable contar con un equipo ECMO móvil para poder donar los órganos. Con todo, por ahora el número de procesos de eutanasia aprobados en territorio valenciano no han sido especialmente significativo (en el primer año de aplicación de la ley se autorizaron veinte eutanasias y se rechazaron cinco).

Compartir el artículo

stats