Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INCLUSIÓN

Cumbre de Castellón: El cambio de la comunidad rumana en más de 20 años

El colectivo rumano valora la hospitalidad con la que ha sido acogido estas dos décadas

El horno de los abuelos, panadería rumana de Castellón MANOLO NEBOT ROCHERA

La población rumana en Castellón ha experimentado un salto notable en más de dos décadas. Si en 1998 había poco más de 150 empadronados de dicha nacionalidad de Castellón, en la actualidad se ha convertido en la segunda comunidad rumana más numerosa de España.

Mireia Iuliana Bondoc, de la Asociación Arrels, destaca la integración de la comunidad rumana en Castellón, donde ya hay rumanos de segunda y tercera generación. Aunque hay gente que se ha ido para no volver, otros se marcharon y, tras un tiempo, han vuelto a la provincia. "Son muchísimos años de convivencia y tenemos raíces comunes, por eso ha sido tan fácil que la gente aprenda el idioma y se acople a las actividades laborales y sociales en Castellón. La integración es algo que se realizó ya hace mucho tiempo, en lo laboral, educativo, social. Ya no son los trabajos típicos que una persona recién llegada puede hacer, es gente muy preparada, abogados, ingenieros, profesores, médicos. Mucha gente ha estudiado aquí en la Universidad, hay jóvenes estudiando másteres y doctorados. Es muy distinta la comunidad que vino hace 20 años o más con la actual", concluye.

Radiografía de la comunidad rumana en la Comunitat

Lucha contra la despoblación

En la misma línea, Luciana Gerbanescu, que lleva 23 años viviendo en Castellón, señala que "la integración es 100%. Conocemos mucha gente que lleva casi los años que nosotros aquí, tenemos a nuestros hijos que han acabado la carrera aquí, que trabajan aquí; tenemos hijos médicos, profesores, farmacéuticos, trabajando en hostelería, industria, han entrado en los ayuntamientos. Y mucha gente que ha ido a los pueblos que están más despoblados a regentar tiendas o restaurantes, que han llevado allí a sus hijos y han dado vida, contribuyendo a no cerrar escuelas y a que crezca la natalidad.

Doble nacionalidad y cargos públicos

Por su parte, Manuel Paduraru, presidente del Instituto Hispano Rumano, señala que el hecho de que la cumbre se celebre en la provincia es un reconocimiento a la gran comunidad rumana que hay en este momento en Castellón y su larga trayectoria, que se remonta a los años 90. "Sería interesante que en ella se tratara el tema de la doble nacionalidad, si se pudiera llegar a un acuerdo para que existiera un tradado, porque sin tener la nacionalidad española no podemos acceder a determinados puestos de trabajo; aparte, no podemos votar en nacionales o autonómicas o presentarnos a algún cargo nacional o autonómico", señaló Paduraru, quien hizo historia al convertirse en el primer concejal rumano en la historia de Castelló en la anterior legislatura, quien también subrayó el grado de integración que ha alcanzado la sociedad rumana en Castellón.

Cumbre

Extranjeros en la provincia de Castellón

A juicio de Mireia Iuliana Bondoc, el hermanamiento de Castelló y Targoviste fue el primer paso para un acercamiento social y cultural, y el hecho de que Castellón sea segunda comunidad más numerosa han pesado en la elección de Castelló para la cumbre, que coincide en pocos días con el Día Nacional de Rumanía el 1 de diciembre. A su juicio, la cumbre hispano rumana es "lo máximo que podía vivir cualquier comunidad que viva fuera de su país. Se trata de un acercamiento entre dos culturas a todos los niveles, tanto político como social, cultural. Es un gran honor de sentirnos importantes en la comunidad que nos ha acogido con tanto calor y hospitalidad".

Clases de lengua y cultura rumana

Arrels es una asociación que tiene como objetivo reforzar la educación, lengua y sociedad e imparte clases extraescolares de lengua y cultura y civilización rumanas en centros educativos de Castellón. Su nombre se refiere a las raíces comunes de Españoles, rumanos y valencianos. "En los últimos años, nuestros alumnos no son solo rumanos o de familias mixtas; hemos tenido últimamente muchísimos alumnos de nacionalidades diferentes", señala. También ve más interés de las familias rumanas en conocer la lengua y cultura rumana que hace 15 años, cuando empezó este proyecto del ministerio de Educación de Rumanía. 

Estrechar lazos

Gerbanescu, preside la asociación Arie (Asociación Rumana Integración), que atiende a niños de centros de acogida, en materia de documentación y colabora en actividades para ayudar a que no pierdan su identidad. "Para nosotros es un momento histórico que se celebre la primera cumbre Hispano Rumana y en Castelló y nos alegra mucho. Nos ayudará a estrechar más los vínculos entre Rumanía y España, colaborar unos con otros y nos da más visibilidad, sobre todo a Castellón", señala. Destaca el hecho de que hayan tenido ocasión de poder reunirse con el embajador de Rumanía recientemente gracias a esta Cumbre.

Compartir el artículo

stats