El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro de Rumanía, Nicolae Ciuca, han pactado este miércoles en el Auditorio y Palacio de Congresos de Castelló, durante el transcurso de la primera cumbre hispano-rumana, la creación de una mesa de trabajo que estudie soluciones viables para que los ciudadanos de la comunidad rumana en España puedan optar a la doble nacionalidad. Es decir, que puedan obtener la nacionalidad española sin perder la rumana.

Tanto Sánchez como Ciuca subrayaron, en su comparecencia ante los medios, la relevancia del acuerdo. A día de hoy, España solo tiene en vigor la doble nacionalidad con Francia y Portugal. Este pacto con Rumanía, indicaron, «es testimonio de cómo el Gobierno de España valora la relación con el Estado rumano y de cómo aprecian a los rumanos» los que viven aquí. «Nuestros países se sienten cada vez más próximos», ha añadido el presidente Sánchez, que ha detallado que más de 1,1 millones de rumanos viven en España (36.743 en la provincia), y destacó Castelló como uno de los «principales destinos» de esta comunidad. Al hilo, Sánchez agradeció a los residentes rumanos su contribución al desarrollo, prosperidad y cohesión de España.

En el espacio Schengen 

Sánchez apuntó igualmente otros aspectos tratados en la cumbre de Castelló, como el apoyo de España a la inclusión de Rumanía en el espacio Schengen, una cuestión en la que el país ibérico es un «aliado tradicional»; o el apoyo al ingreso de Moldavia en la Unión.

La guerra de Ucrania y sus consecuencias también acapararon buena parte de la intervención de ambos mandatarios, quienes coincidieron en que la unidad y la solidaridad deben ser las bases para hacer frente a la agresión Rusia en Ucrania. Los dos ratificaron su apoyo pleno y sin fisuras a la soberanía e integridad territorial de Ucrania y se comprometieron a establecer las formas y los medios para garantizar la existencia de corredores seguros para las exportaciones agrícolas. 

En Defensa, España enviará la próxima semana ocho cazas F18 que se unirán al radar ya instalado y a la participación en la policía aérea del Mar Negro dentro de su colaboración militar en Rumanía en el marco de la OTAN.

Una cumbre "práctica"

Ciuca, por su parte, valoró especialmente la creación de este grupo de trabajo que permita alumbrar «un marco legal» para que se pueda conceder la doble nacionalidad. El primer ministro rumano apuntó que había sido una cumbre «práctica». Al respecto señaló la firma de siete memorandos de entendimiento en materia de trabajo y protección social, sobre cooperación en materia de formación diplomática, agricultura y desarrollo rural, y cooperación cultural y sanidad. Los ministros escenificaron en un acto la firma de los memorandos.

La cumbre de Castelló es la primera entre ambos países. Se produce 140 años después del inicio de las relaciones diplomáticas y, según los participantes, ha servido para consolidar la buena relación existente y ha marcado el camino para seguir profundizando los lazos especialmente en los temas estratégicos compartidos en el seno de la UE y la OTAN