Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Podem y EU se juegan sobrevivir en una confluencia aún por negociar en Castellón

Los tiempos de Esquerra Unida y los morados llevan la negociación a febrero

La alcaldable de Podem en Castelló Marisol Barceló, en el centro, durante un acto público en el centro de la ciudad. Mediterráneo

Podem y Esquerra Unida, dos partidos a la baja, pero que han sido clave y aún lo son en coalición o en solitario, especialmente en el caso de los morados, para gobiernos locales, autonómicos e incluso en el Estado, se juegan su supervivencia, aunque sea bajo mínimos, en una confluencia entre ambos para la que no tienen prisa en negociar. Mientras, desde las dos formaciones mantienen la esperanza, aunque cada vez parece más liviana, de poder abrir una conversación seria con Compromís para ampliar ese acuerdo potencial a la izquierda de los socialistas a un bloque con mayor peso.

Esta realidad está vigente en el conjunto de Castellón prácticamente con la misma intensidad que en el resto de los territorios. En contraste con los grandes partidos, como el PSPV y el PP, que al menos han fijado ya sus alcaldables en las ciudades y poblaciones de mayor tamaño, solo Podem ha copiado esta decisión, con unas primarias ya concluidas que se han saldado con apenas nueve candidaturas municipales cara a los comicios previstos para el 28 de mayo próximo, frente a las quince que logró presentar en las elecciones de 2019.

El ritmo, lento, se ralentiza más incluso ahora, cuando desde la dirección autonómica han dejado claro que el proceso de consolidar el proyecto que encabeza Héctor Illueca se prolongará hasta enero y a su cierre seguirá una conferencia política que se realizará a finales de enero o principios de febrero, por lo que ni siquiera se plantean iniciar las negociaciones para confluir con otras fuerzas hasta después.

La provincia

En Castellón, fuentes del partido morado aseguraron a este diario que no hay ninguna conversación en marcha, así como tampoco esperan que se vayan a iniciar pronto, dado que los tiempos de Esquerra Unida van muy por detrás, sin haber definido todavía sus candidatos.

En cualquier caso, Podem apuesta por repetir la confluencia con Esquerra Unida (EU) en general y en la capital en particular, donde la alcaldable es, a su vez, la coordinadora local y comarcal del partido, Marisol Barceló.

De hecho, los morados dan por hecho el acuerdo que reeditarían, ya que en 2019 optaron juntos a unos comicios a las que concurrieron con la desaparecida Castelló en Moviment y obtuvieron dos ediles, Fernando Navarro --se ha retirado recientemente de la carrera electoral-- y Mª Jesús Garrido.

Desde EU en Castelló son más prudentes y tan solo dejan patente su preferencia por un acuerdo a la izquierda del PSPV lo más amplio posible. Tal vez sea Esquerra Unida el que más tiene que ganar con la alianza, dado su presencia casi marginal y con perspectivas muy negativas cara a las urnas.

La excepción de la Vall

Una excepción a esta marginalidad es la Vall d’Uixó, donde EU cuenta con tres concejales y un alcaldable, Marc Seguer, que afirma haber iniciado ya los contactos con los podemitas de la población, así como que se resiste a tirar la toalla ante la posibilidad de integrar a Compromís en una coalición amplia que considera que sería mucho más eficaz desde el punto de vista electoral que si los tres grupos acuden por separado a pedir el voto. Informa Mónica Mira. 

Compartir el artículo

stats