Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reportaje

¿Por qué Pedro Duque piensa que el Aeropuerto de Castellón puede ser "el aeropuerto del futuro"?

El astronauta y exministro de Ciencia fue uno de los ponentes destacados en el foro del Aeropuerto de Castellón

El astronauta y exministro de Ciencia, durante su intervención en el foro del Aeropuerto de Castellón Mediterráneo

Fue durante años la única provincia mediterránea sin aeropuerto, se convirtió en un destino turístico con escaso peso internacional (con un 85% de turismo nacional) y quizá empezó algo tarde la actual apuesta por la industria aeroespacial, pero Castellón, con el Aeropuerto como tractor del cambio, trabaja para convertir en virtud ese supuesto hándicap inicial. Ya que no hizo las cosas el primero, va a intentar hacerlas mejor que los demás.

En este sentido, la intervención de Virginia Ochoa, gerente del Patronato Provincial de Turismo de la Diputación, fue tremendamente didáctica. Ochoa explicó a grandes rasgos por qué Castellón había perdido al turista internacional que sí tuvo hasta los años 80. Básicamente, cambió el modo de vida, con vacaciones más cortas que dejaron a un lado los viajes por carretera y provocaron el aumento exponencial del uso del avión. Como Castellón fue durante años la única provincia del Mediterráneo sin aeropuerto, se quedó sin ese viajero extranjero. 

Ahora, con el Aeropuerto de Castellón en crecimiento, puede recuperarlo subrayando las ventajas del lugar. No está masificado, no se cometieron en sus costas las atrocidades urbanísticas de otros lares, presenta una atractiva relación calidad-precio y mar-montaña y, como también señaló el secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer, es un destino «poco conocido» internacionalmente, por lo que «puede irrumpir con la fuerza de lo nuevo». 

Y es que, según los estudios de mercado, cada vez son más los viajeros que buscan destinos sostenibles, y ahí la provincia, que no arrastra los errores del pasado, puede posicionarse como una opción ideal para «gente que se quiere mover sin erosionar el planeta».

En ese sentido, el exministro y astronauta Pedro Duque, principal atracción del evento, apuntó en su parlamento que el Aeropuerto de Castellón reúne las condiciones idóneas para «ensayar» y convertirse en «el aeropuerto del futuro». Otra vez un hándicap en origen (ser pequeño, reciente, tener poco tráfico en comparación a instalaciones masivas) se convierte en una oportunidad para Castellón.

Ese aeropuerto del futuro que deslizó Duque pasaría entre otros aspectos por el empleo de combustibles menos contaminantes (una de las apuestas, de hecho, de las empresas del ramo del puerto de Castellón). «Eso no lo vas a hacer en Frankfurt, pero aquí se podría hacer, pudiéndose dar con una línea en la que trabajar en el futuro».

La innovación

Para aprovechar estas oportunidades asoma como asunto fundamental la innovación, que Duque vendió no solo como herramienta para encontrar soluciones tecnológicas, sino, de una manera prosaica, para «asegurar las pensiones». Uno de los sectores que lleva la innovación por bandera y que ofrece otra salida de éxito a la provincia es la industria aeronáutica y aeroespacial, cuyos representantes, reunidos en una mesa redonda conducida por Empar Martínez, secretaria autonómica de Economía Sostenible, coincidieron en señalar lo incipiente del sector en la Comunitat como una posible ventaja respecto a los competidores. 

«Vamos con un poco de retraso --comentó Ángel Sierra, socio fundador de Comet Ingeniería-, pero igual que el aeropuerto de Castellón tiene una ocasión tremenda para ser el aeropuerto del futuro, la industria aeroespacial valenciana puede crecer ahora sin caer en los errores que se han cometido en otros lugares». 

Compartir el artículo

stats