Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

IMPACTO EN EL EMPLEO

Los sindicatos calculan que ya hay 3.000 trabajadores de la cerámica en ERTE activos

La crisis de la industria aparca la negociación del convenio colectivo

Reunión de la Diputación con los agentes sociales para tratar la crisis de la cerámica. GABRIEL UTIEL BLANCO

La crisis que azota a la cerámica desde hace meses ya ha supuesto que más de 9.000 trabajadores del sector estén incluidos en uno de los más de 80 ERTE presentados por las empresas. Esto no significa que todos ellos se encuentren con sus contratos suspendidos a la vez, ya que este paso se toma en función de la situación en la que se encuentre cada unidad productiva. Pero el secretario general de UGT en Castellón, Francisco Sacacia, ha expresado que el número de ERTE activos -los que se quedan en casa y cobran prestaciones de desempleo- ya alcanza dimensiones preocupantes. "Son más de 3.000 trabajadores que se encuentran en esta situación", señaló, tras el encuentro mantenido en la Diputación con agentes sociales para reivindicar medidas inmediatas en favor del azulejo.

El representante sindical añadió que a todas estas cifras hay que añadir "aquellos que tienen que adelantar vacaciones" ante la disminución de la actividad de sus empresas, lo que genera inquietud entre las miles de familias que dependen de este sector.

El convenio, en el aire

Por su parte, el secretario general de CCOO en la provincia, Albert Fernàndez, señaló que las actuales circunstancias no permiten seguir con las negociaciones del convenio colectivo, que se iniciaron a principios de este año. "Entendemos que ahora no es el momento, y además los trabajadores nos encontramos en desventaja", comentó. Debido a la crisis de la industria "ahora es el momento de ir todos de la mano, para que tanto la patronal como la parte sindical tiremos de la parte política" para conseguir las medidas que permitan la continuidad de la cerámica. "Si el sector cae, cae la provincia", expuso, para añadir que la economía "se mueve porque los trabajadores disponen de poder adquisitivo", y un elemento tan potente para la provincia como el azulejo arrastra numerosas actividades. Francisco Sacacia mencionó al respecto la situación de PortCastelló, "donde hay muchas inversiones pendientes y que sin la cerámica se verá muy afectado". También incluyó a los negocios auxiliares, como el transporte, o incluso los locales de hostelería que tienen como principales clientes a los trabajadores de estas fábricas.

Por esto, tal y como señaló el presidente de la Diputación, José Martí, no se descarta la convocatoria de movilizaciones en la calle si el Gobierno no atiende a las reivindicaciones lanzadas desde la provincia. Unas manifestaciones que podrían llegar a partir de enero, en el caso de que fracase el intento de mantener contactos en los que concretar las ayudas prometidas el miércoles por el presidente del Gobierno.

Compartir el artículo

stats