Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

La vivienda alcanza en Castellón el precio más alto en una década, pero lejos del 'boom'

El precio medio se sitúa en la provincia en 100.534 euros, 80.000 menos que en el 2007

La compraventa de pisos empieza a echar el freno tras unos meses al alza. MEDITERRÁNEO

El 2022 pasará a la historia como el año de las subidas de precios. Todo (o casi todo) está por las nubes y el mercado inmobiliario no ha sido ajeno a esta tendencia. Adquirir una vivienda ahora en cualquier municipio de Castellón es más caro que a principios de año y el coste ya se sitúa en el valor más alto de los últimos diez años. Eso sí, todo apunta a que en 2023 las cifras empezarán a moderarse.

El precio medio de una vivienda en la provincia se situó entre abril y junio de este ejercicio en 100.534 euros, un 4,67 % más que en el trimestre anterior, según un informe que acaba de hacer público el Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Valencia. Se trata de la cifra más elevadas desde finales del 2012 (el valor mínimo se alcanzó entre los últimos meses del 2016 y los primeros del 2017), aunque esa cifra está muy lejos de la registrada durante los años de la burbuja inmobiliaria. Un dato: en 2007, y siempre según este documento, los pisos alcanzaron en Castellón un precio medio de 180.000 euros.

Comprar una casa es sinónimo de un desembolso que, de promedio, ya supera los 100.000 euros y, pese al alza, los precios en Castellón son mucho más bajos que en Alicante o Valencia. En la primera provincia, el coste medio asciende a 153.054 euros (un 0,05 % menos que en el primer trimestre del año), mientras que en Valencia la cifra es de 130.585 (+0,99%).

La adquisición de una casa (casi el 90% de las transacciones realizadas son de viviendas de segunda manos) implica para las familias un esfuerzo económico cada vez más alto y ese incremento está directamente relacionado con el aumento de la demanda. De hecho, el número de compraventas registrado en la provincia en el último año (desde septiembre del 2021 al mismo mes de este ejercicio), asciende a 11.293, de las que algo más del 20% se realizaron en la ciudad de Castelló. Por detrás de la capital, se sitúan Orpesa, Vila-real, Vinaros, Peñíscola y Burriana  como las localidades que acaparan el grueso de las ventas.

El efecto anticipo

El 2022 será un buen año a nivel de transacciones (en septiembre, y según el INE la compraventa empezó a echar el freno en Castellón) y para los autores del informe hay dos causas. «Por un lado está el efecto anticipo que ha provocado la subida de los tipos de interés y que ha llevado a muchos potenciales compradores a acelerar su decisión y cerrar la compra para evitar las subidas. Por otro, al buen comportamiento de la demanda extranjera», argumenta Luis Fabra, autor del informe y director de la Cátedra en Mercado Inmobiliario de la Universidad de Zaragoza.

Las agencias inmobiliarias de Castellón comparten la tesis y también auguran un enfriamiento en las ventas que, de hecho, ya empieza a notarse

Compartir el artículo

stats