Profesorado asociado de la UJI denuncia que las retribuciones se aprueban con "retraso" y "no mejoran condiciones laborales"

Critican que las tablas salariales llegan cuatro años tarde

EP

Los miembros de Professorat Precari al Claustre, representantes de los profesores temporales y asociados en la Universitat Jaume I (UJI), han denunciado que el convenio colectivo que debía entrar en vigor en 2019 "no mejoraba sus condiciones laborales y de discriminación más allá de un simple retoque en las tablas salariales" que se aprueban "con cuatro años de retraso desoyendo las reclamaciones respecto a discriminación laboral y retributiva".

Según ha indicado la organización en un comunicado, se pide desde hace años un salario digno equivalente al de un docente universitario por el mismo trabajo tanto en salario como complementos e incentivos bajo la premisa de "a igual trabajo, igual salario". "Esta situación consolida la precariedad laboral en la universidad pública", ha lamentado.

Ante la aprobación de la modificación del Decreto 174/2002 de retribuciones del personal laboral y adicionales del profesorado universitario, han resaltado que la mejora de retribuciones que el Consell y las universidades venden como un "éxito" es una tabla salarial nueva que "sólo implica igualar el salario a todos los docentes asociados de la Comunitat Valenciana".

En este sentido, han señalado que en la UJI "se cobraba un 30 por ciento menos que en la Universidad de Alicante y que en la práctica será el equivalente de pasar a cobrar seis euros hora a ocho euros por el trabajo efectivo realizado, con nóminas entre 400 y 800 euros".

Además, han remarcado que estas nuevas retribuciones "fueron prometidas y acordadas en 2019 antes de las elecciones autonómicas de ese año, de modo que se aprueban ahora con un retraso de cuatro años sin que los dirigentes políticos y universitarios se hagan cargo de las subidas prometidas que suponen entre 1.200 y 2.400 euros por año por docente, ni de buscar fórmulas vía incentivos o complementos para compensarlas, lo que ha generado frustración, hastío y decepción ante las promesas incumplidas y la falta de empatía y reclamación de estas por parte de dirigentes de la UJI".

"Pérdida de poder adquisitivo"

Respecto a la actualización de las tablas salariales, han manifestado que "si bien ha habido un aumento del 9% para actualizarlas, la inflación en ese periodo ha sido del 14% y el incremento del Salario Mínimo Interprofesional del 20%", por lo que "ha habido pérdida de poder adquisitivo para el profesorado peor pagado de la universidad pública".

"Los dirigentes de la UJI y la Generalitat han vuelto a demostrar por acción u omisión que la figura docente del profesor universitario asociado no es una de sus prioridades", han denunciado.

Los profesores han resaltado que el convenio colectivo que debía entrar en vigor en 2019 "no mejoraba sus condiciones laborales y de discriminación más allá de un simple retoque en las tablas salariales que se aprueban ahora desoyendo sus reclamaciones respecto a discriminación laboral y retributiva".

En el texto aprobado por el Consell se incorpora la posibilidad de que las universidades puedan establecer para una parte del profesorado asociado un complemento específico, pero desde la UJI "ya han anunciado que no hay dinero para hacerlo efectivo y no entra dentro de sus planes concederlo", han lamentado los representantes de Professorat Precari al Claustre.

LOSU

Asimismo, han apuntado que la aprobación de la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) "obligará a una reconversión total de las necesidades docentes y afectará de lleno a la situación del profesorado asociado que en número son más del 40% del cuerpo docente y cubren un tercio de la docencia de Grados de la UJI".

Professorat Precari al Claustre ha manifestado su "preocupación" tras la aprobación de la LOSU, que implica una reducción "drástica" de las horas máximas de trabajo que le será permitida dar a los profesores asociados para el curso 2024/25, además de que sus contratos "quedarán extinguidos y deberán concursar por seguir en la universidad pese a que muchos de sus integrantes llevan decenas de años de antigüedad empalmando contratos de año en año, lo que supone un fraude de Ley".

Mientras que ahora hay cuatro categorías de profesores asociados en base a las horas oficiales de trabajo docente contratado, la LOSU "sólo permitirá como máximo contratos de seis u ocho horas, aunque en formato indefinido a tiempo parcial", lo que para algunos profesores "implicará reducir su trabajo y sueldo a la mitad".

La Plataforma de Profesorado Asociado de la UJI ha valorado que tanto los sindicatos como el propio vicerrector de profesorado, Ximo Beltrán, les hayan informado de los cambios que se avecinan y que éste último se haya ofrecido a trabajar "activa" y "colaborativa" para que el máximo de profesores asociados actuales puedan seguir en el centro universitario y con nuevos contratos indefinidos para el curso 24-25.

No obstante, en cuanto a la mejora de las condiciones laborales y de derechos de los profesores asociados en temas que son competencia de la institución académica, han criticado que los dirigentes de la UJI "no han cumplido su compromiso de darles forma con propuestas específicas". "Tampoco han mostrado interés por la situación de los profesores en huelga indefinida ninguneando tanto las circunstancias como el seguimiento de la misma", han censurado.