La eclosión de los gimnasios 'low cost': Lucir cuerpo está de rebajas en Castellón

En el último año han abierto una decena de locales y hay previstos al menos otros tres

Las cadenas ‘low cost’ desembarcan en la provincia y enganchan a un público muy joven

Las cadenas ‘low cost’ desembarcan en la provincia y enganchan a un público muy joven / KMY ROS

Elena Aguilar

Elena Aguilar

Nunca antes estar en forma había resultado tan fácil en Castellón. Y también tan barato. La industria del fitness vive un auténtico auge hasta el punto de que se ha convertido, junto a los centros de manicura, en el modelo de negocio del momento. Solo en los últimos doce meses han abierto en la provincia una decena de nuevos gimnasios y antes de que acabe el año hay previstas al menos otras tres aperturas. La clave del éxito: precios muy competitivos que atraen a una población muy joven y locales situados en zonas con mucho tránsito.

Los centros de entrenamiento florecen como setas en Castellón y los principales artífices del boom son las cadenas low cost. Dominan el negocio a base de precios muy bajos (las cuotas mensuales suelen oscilar entre los 20 y los 30 euros), horarios muy amplios y reducción de costes. Una fórmula que está poniendo contra las cuerdas a los gimnasios tradicionales, los de toda la vida, cuyos gastos (sobre todo en materia de personal) son mucho más elevados. 

La cadena Synergym ha sido una de las últimas en aterrizar en la provincia. A principios del pasado marzo abrió su primer centro en Castelló, en el Paseo Ribalta, y convirtió lo que durante años fue un supermercado Mercadona en un centro de fitness con amplias salas de musculación. «La acogida ha sido fantástica», cuenta David Utrero, portavoz en la Comunitat Valenciana de una enseña de origen andaluz que cuenta con 79 gimnasios en España y que prevé cerrar el año con un centenar. Y entre las nuevas aperturas destaca el centro que este grupo está construyendo en estos momentos en la avenida Valencia de la capital, y que se estrenará en septiembre. 

Uno de los gimnasios 'low cost' que ha abierto en Castelló en los últimos años.

Uno de los gimnasios 'low cost' que ha abierto en Castelló en los últimos años. / PEPE LAPAZ

Otra enseña presente en la provincia desde hace poco es Forma Sport. En noviembre del año pasado esta empresa con sede en Valencia abrió un centro en Vila-real y en marzo inauguró instalaciones en Castelló, en concreto en la avenida Vall d’Uixó, a escasos metros del concesionario Renault y en unas instalaciones que antes ocupaba otro Mercadona. 

Las discotecas de día

Pero el desembarco de los gimnasios low cost no acaba ahí. La holandesa Basic Fit, que el año pasado ya abrió su primer centro en la avenida Gran Vía Tárrega Monteblanco de Castelló tiene previsto estrenar dentro de pocos meses su segundo centro en la capital, esta vez en la avenida Barcelona

El sector del fitness vive su particular burbuja en Castellón (las nuevas aperturas se concentran en la capital, pero muchas cadenas han puesto también sus ojos en municipios como Vila-real, la Vall d’Uixó y Vinaròs) y su principal objeto de deseo es el público joven. De hecho, en muy poco tiempo los menores de 25 años han pasado de suponer el 30% de los usuarios al 50 o incluso el 60%. Y eso ha provocado que a los gimnasios low cost se les considere ya las discotecas de día. «Aunque estamos enfocados a todos los públicos, nuestro principal cliente es la gente joven. Y los jóvenes, aunque son el tipo de cliente menos fiel, también es el que está más y mejor informado», apunta el portavoz de la cadena Synergym.

Los adolescentes y los veinteañeros de la provincia acuden en masa al gimnasio y lo hacen atraídos sobre todo por unos precios más que competitivos, pero también por la inexistencia de ataduras. Y es que en la inmensa mayoría de estos gimnasios no se exige el pago de matrícula y es tan fácil darse de alta como de baja. «Apuntarse es muy sencillo y borrarse también. Además, contamos unas excelentes máquinas de musculación y clases grupales», añaden en otro centro low cost que opera en la provincia desde hace poco.

La proliferación de este tipo de negocio es un hecho y eso que abrir un gimnasio requiere de una fuerte inversión. Aunque la cantidad a desembolsar depende del tamaño del local en el que se ubique y de la cadena de la que se trate, por lo general se requiere de una inversión que suele oscilar entre 70.000 y 100. 000 euros. 

Suscríbete para seguir leyendo