Medio ambiente

Los expertos proponen preparar a la población ante los grandes incendios

El Centro contra la Desertificación aconseja escapar del fuego y buscar refugio

La mayoría de los incendios tiene como origen la negligencia y la actividad humana

Los Bomberos, en el incendio de Bejís, hace ya un año.

Los Bomberos, en el incendio de Bejís, hace ya un año. / Mediterráneo

G. S.

Durante los incendios de gran magnitud, las autoridades tienen la prioridad de salvar vidas humanas. Sin embargo, la cada vez mayor virulencia de los incendios forestales hace que el trabajo de los bomberos y los recursos contra los incendios no sean suficientes.

Frente a este tipo de situaciones, el Centro de Investigaciones sobre Desertificación (CIDE, CSIC-UV-GVA) participa en el proyecto europeo FirEUrisk, cuyo objetivo es mejorar la gestión de los incendios forestales en toda Europa. «Debemos trabajar con la población para preparar a las personas y que así puedan enfrentar estas situaciones», explica el coordinador del proyecto e investigador en la Universidad de Coimbra (Portugal) Domingos Xavier Viegas.

La mayoría de los incendios ocurren debido a la actividad humana y a la negligencia. Sin embargo, estos últimos pueden evitarse informando a la población sobre cómo prevenir las igniciones y sobre cómo actuar cuando un incendio ya ha comenzado. «Nuestro mensaje para la población es que salven sus vidas, eso es lo más importante. Se trata de incendios que se propagan con tanta intensidad que con la tecnología actual no podemos detenerlos. Por tanto, la ayuda puede no llegar. Es importante darse cuenta de esto», destaca Viegas.

Recomendaciones

Algunas recomendaciones para actuar ante la cercanía de un incendio forestal, según el coordinador del proyecto, son actuar rápido: «Si las personas se encuentran en una situación en la que puede haber un incendio a su alrededor o acercándose, deben tomar decisiones rápidamente».

Por otra parte, el coordinador recomienda escapar inmediatamente para asegurar tu «autoprotección»: «Si las personas consideran que es mejor alejarse, deben abandonar el lugar con gran anticipación, no esperar al último minuto». Por último, buscar refugio: «Si escapar no es una opción, buscar refugio es esencial».

La participación ciudadana se vuelve aún más relevante bajo la nueva realidad del cambio climático. «Hay una distribución muy irregular de las lluvias y las temperaturas extremas, aparecen casi al azar. Ahora afrontamos más incendios en primavera, en marzo y abril; y la temporada de incendios se extiende hasta finales del verano, incluso a otoño, con incendios que arden hasta finales de septiembre, octubre y, a veces, incluso en noviembre», explica Viegas. En una situación tan volátil, las condiciones pueden cambiar repentinamente y complicar el trabajo de supresión del incendio. Por tanto, los expertos destacan que, para salvar vidas, las poblaciones deben estar preparadas y saber cómo responder en cada momento. 

FirEUrisk trabaja con autoridades a nivel local, nacional y europeo para mejorar la toma de decisiones y la información que recibe el público, a través de investigaciones científicas que evalúan el riesgo de incendio. Un ejemplo es el desarrollo de un mapa sobre los combustibles a partir de la cobertura vegetal existentes en Europa.

Otra pieza importante para combatir los incendios forestales son los ganaderos de la Comunitat Valenciana. Por eso, la consellera de Justicia e Interior, Elisa Núñez, concedió recientemente 200.000 euros en ayudas a los ganaderos valencianos con el fin de «poder controlar la vegetación natural mediante el aprovechamiento ganadero extensivo en zonas estratégicas». Se trata de una actuación ligada a la prevención de incendios forestales prevista en nuestra región (Pastpif) en el ejercicio 2023. Conselleria asegura que está trabajando para que «ningún ganadero» quede fuera de estas ayudas para el año próximo.

Bejís dice alto y fuerte:«No nos olvidéis»

Alto y fuerte:«No nos olvidéis». Es el mensaje que ayer lanzaron los cinco municipios afectados por el incendio que arrasó hace ya un año 19.000 hectáreas en los términos de El Toro, Teresa, Torás, Sacañet y Bejís para reivindicar a las administraciones, desde la Generalitat, Diputación y los ayuntamientos, más inversiones para recuperar los bosques, impulsar la actividad socioeconómica y reconstruir los pueblos. Y lo hacen a través de la Asociación Oriwa, creada por vecinos de los cinco municipios, después de «la peor catástrofe sufrida en la zona en 80 años, para reconstruir los pueblos», y en la voz de Olga Pradells, explican que llevan ya «un año trabajando porque, como dice el lema, Juntos saldremos adelante».

Ayer fue un día de reivindicaciones, sí, per desde la participación activa de la ciudadanía, desde el deseo de que todo pueda volver a ser como antes;de recordar y rendir homenaje. Desde bien pronto, el paraje de la Gota de Bejís se tiñó de colores frente al gris del paisaje, para caminar, cual peregrinación, hasta los Arcos, donde representantes de los cinco municipios plantaron un castaño con la inscripción «15 de agosto 2022. Oriwa. Trabajemos juntos, evitemos el olvido», frente al cual se recogieron testimonios del dia D, en el que la vida de muchos cambió y en el que el fuego arrasó con todo a su paso. Por la tarde, el Ayuntamiento de Bejís organizó un concierto de la Agrupación Musical Virgen de Loreto y rindió homenaje «a todos los valientes, fuerzas del Estado y voluntarios, que nos protegieron de las llamas» en un sentido acto. 

Desde Oriwa, que trabaja junto a la Administración y voluntarios para recuperar la flora y la fauna autóctonas, recordaron que alrededor de 1.600 hectáreas quemadas eran campos de almendros y olivos, y que, con el fuego, se perdió superficie forestal y terrenos agrícolas, lo que impactó directamente en el ecosistema, el turismo rural y la economía. «Queremos que no se olviden de nosotros y que inviertan el máximo porque los pueblos vuelven a crecer y vuelven a ser el que eran», dijo Pradells. C. GARCIA