Las autoescuelas de Castellón se movilizan ante el colapso del examen de conducir

Denuncian que hay casi 4.000 alumnos en espera de hacer la prueba de circulación

Imagen de archivo de una clase práctica en una autoescuela de Castellón

Imagen de archivo de una clase práctica en una autoescuela de Castellón / GABRIEL UTIEL

Carmen Tomás Armelles

Carmen Tomás Armelles

En pie de guerra. Las autoescuelas de la provincia de Castellón anuncian movilizaciones ante el bloqueo que, según denuncian, están sufriendo por la falta de examinadores. No es un tema de ahora, llevan mucho tiempo en precario y la situación ha llevado a que en estos momentos haya 3.900 alumnos en toda la provincia que aguardan para poder realizar su examen de circulación, una cifra que crece día a día. Números antes no vistos desde que se instauró el sistema que limita a las autoescuelas la cantidad de alumnos que pueden apuntar a examen, según indican a este periódico.

Ahora solo seis examinadores --que pronto serán cinco-- llevan a cabo todos los exámenes de la provincia. En noviembre terminaron su contrato dos que estaban de refuerzo, a lo que se suma una jubilación y un traslado. Todo esto ha agravado el retraso de los exámenes de conducir, provocando que se esté realizando el menor número en años, expuso ayer la Asociación Provincial de Autoescuelas. 

Por el momento están llevando a cabo una recolecta de firmas en apoyo a un manifiesto en contra de la pasividad de la Dirección General de Tráfico. Asimismo, están valorando realizar una manifestación para dar a conocer este problema a toda la ciudadanía.

una larga demora / Dado que la administración no les da el número de exámenes que necesitan, autoescuelas con 40 aspirantes preparados están pudiendo examinar a dos de sus alumnos cada ocho días hábiles. Esto conlleva una espera de 160 días para poder examinar a todos los que están listos para ir a las pruebas día de hoy. Esto se complica para las más grandes, porque la obtención de permisos pesados requieren de más tiempo por examen.

Según apuntan, los alumnos se desesperan, la falta de exámenes no les permite presentarse a la prueba y en el caso de conseguirlo, soportan la presión de que si suspenden no saben si van a poder volverse a examinar.

Por ello, la asociación de autoescuelas exige a Tráfico que tome medidas urgentes para paliar el problema. Incluso se plantean la reducción de personal o el cierre temporal hasta que se pueda trabajar con normalidad. «No podemos formar a alumnos que sabemos que no se van a poder examinar, es inmoral», afirman. 

=

Suscríbete para seguir leyendo