Las autoescuelas reclaman más medios porque hay casi 4.000 alumnos en lista de espera para poder examinarse