Balance tras dos años de la nueva norma

La reforma laboral acaba con la mitad de empleos temporales en Castellón

Los agentes sociales valoran positivamente la subida de los contratos fijos, aunque también advierten que la precariedad pasa a los discontinuos

Sectores como la hostelería o la citricultura son dos de las actividades han experimentado más cambios desde la actual legislación de contratos

Sectores como la hostelería o la citricultura son dos de las actividades han experimentado más cambios desde la actual legislación de contratos / Toni Losas

Bartomeu Roig

Bartomeu Roig

El 2022 marcó un antes y un después en el mercado de trabajo en nuestro país con la aprobación de la reforma laboral. El acuerdo llegó a comienzos de año, pero no fue hasta abril cuando comenzó a aplicarse después de un periodo de moratoria. El balance de los dos últimos años en Castellón es contundente: el número de empleos temporales se ha reducido a la mitad, aunque todavía hay aspectos a resolver, como la precariedad que se encierra entre los fijos discontinuos y los indefinidos a tiempo parcial.

La comparativa entre los datos de afiliación a la Seguridad Social de abril del 2022 y los de abril del presente año muestran que los contratos más estables, los indefinidos a tiempo completo, han crecido un 14,43%, hasta llegar a los 112.866. Más han crecido los indefinidos a tiempo parcial, con 25.331 (+25,34%) y especialmente los fijos discontinuos, con 18.025 (+29,57). Estas subidas corresponden, en buena parte, al trasvase existente con las modalidades más precarias. Los temporales a tiempo completo pasaron de 29.564 a 16.001 (-45,88%), y más cayeron los afiliados temporales a tiempo parcial, hasta llegar a los 6.095 (-54%).

Retos pendientes

A la hora de valorar este periodo de dos años, las opiniones de los agentes sociales muestran que el cambio ha sido para bien, pero hay cuestiones a mejorar. El presidente de la patronal CEV Castellón, Luis Martí señala «de forma positiva el aumento de la contratación indefinida», aunque advierte de la subida de los indefinidos a tiempo parcial, «en parte consecuencia de la adaptación del marco de contratación». En el pasado «se permitía contratar a jornada completa sin poner en riesgo la dimensión justa de la estructura de la plantilla», comenta. También considera que se debe al «desaforado aumento de costes laborales».

Luchar contra la precariedad

Desde los sindicatos, Albert Fernàndez (CCOO) destaca que se ha reducido «la rotación del mercado laboral, y hay más gente fija, pero los discontinuos siguen siendo contratos precarios, por lo que hay que tratar de subir los indefinidos a tiempo completo».

Por parte de UGT, Francisco Sacacia también advierte de que los fijos discontinuos se llevan la peor parte, «aunque los que han pasado de temporales a esta categoría generan antigüedad y mejoras en las indemnizaciones por paro». Además, apunta que ha mejorado la negociación de los convenios.

Hostelería y citricultura

Los agentes sociales consultados señalan que los cambios en Castellón son parecidos a los del conjunto de España, aunque hay dos sectores que concentraban la temporalidad, la hostelería y la citricultura, con unas campañas de trabajo mucho más cortas que en la industria. A estas empresas han derivado la mayoría de fijos discontinuos en la provincia, que de encadenar nuevos contratos año tras año han pasado a tener una garantía de estabilidad en estos trabajos de temporada. 

Suscríbete para seguir leyendo