El Fogasa aún sale al rescate de 8 trabajadores cada día en Castellón pese a la mejora económica

Entre enero y abril de este año 1.035 asalariados han recurrido a este organismo para cobrar salarios o indemnizaciones

El Fogasa aún sale al rescate de 8 trabajadores cada día en Castellón pese a la mejora económica

El Fogasa aún sale al rescate de 8 trabajadores cada día en Castellón pese a la mejora económica / MEDITERRÁNEO

Elena Aguilar

Elena Aguilar

Se llama Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) y es el encargado de abonar los sueldos e indemnizaciones por despido no pagados por las empresas que se declaran insolventes o en concurso de acreedores. Y este año todo apunta a que los trabajadores de Castellón que recurren a este organismo dependiente del Ministerio de Trabajo volverán a incrementarse. Hasta  abril ya han sido 1.035 los profesionales que han llamado a la puerta del Fogasa, 171 más que durante todo el 2023. O dicho de una manera mucho más clara: cada día, y pese a a la mejora económica y al descenso de la cifra de compañías en quiebra, aún sale al rescate de 8 trabajadores.

Los datos que maneja el Ministerio revelan que durante los cuatro primeros meses de este año 101 empresas de Castellón han recurrido al Fogasa. Durante todo el año pasado, en cambio, fueron 223 y la cifra de trabajadores afectados alcanzó los 864. En 2022, las empresa afectadas se elevaron a 249 y los trabajadores a 760. No obstante, lo que llama la atención de la estadística oficial es la cantidad de las prestaciones, que han aumentado. Así, mientras que en 2022, el dinero abonado por este organismo ascendió en Castellón a 5,6 millones de euros (entre salarios e indemnizaciones), entre enero y abril de este año el desembolso supera los 7,1 millones. Y eso significa que cada trabajador recibió una media de 6.875 euros.

Tope en los pagos

De las cantidades abonadas por este organismo en Castellón durante este arranque de año, algo más del 88% se destinó al pago de indemnizaciones (6,3 millones en números absolutos), mientras que otros 808.280 de euros fueron para pagar los sueldos de los trabajadores. Y otro apunte más, el grueso de los asalariados a los que el Fogasa ha rescatado son mujeres.

El Fogasa se hace cargo de las deudas que una empresa contrae con sus trabajadores, pero no las cubre en su totalidad sino que existe un tope. Así, y en el caso, de los salarios, existe un doble límite,  ya que la compensación máxima por jornada de trabajo no abonada por el empresario se fija en dos veces el SMI diario (incluido el prorrateo de las pagas extras), lo que en la actualidad supone que el organismo abona un máximo de 88,20 euros por día. Y luego la cobertura se limita a 120 jornadas, por lo que el importe máximo es de 10. 574,4 euros en total. 

En el caso de las indemnizaciones, el Fogasa cubre como mucho una anualidad de salario, pero con el mismo límite diario que en el caso de los sueldos, por lo que el importe máximo que se puede percibir es de 31.572 euros.

Gracias al incremento del SMI, los trabajadores que recurren al Fogasa ingresan más dinero y lo que también ha mejorado son los tiempos. Pese a que cobrar sigue siendo una pequeña odisea burocrática, por todos los trámites administrativos y judiciales que hay que hacer, el tiempo de espera desde que el expediente entra en el Fogasa de Castellón hasta que se resuelve y se ordena la transferencia es ahora de 12,45 días, según el Ministerio de Trabajo. Un dato que nada tiene que ver con el del 2012, en plena crisis, cuando los expedientes gestionados superaron solo en la provincia los 4.632. 

Suscríbete para seguir leyendo