Mataderos de Castellón sacrifican un 30% más de animales por la sequía

Desolladeros como el de Morella disparan su actividad ante la decisión de muchos ganaderos de deshacerse de sus vacas para no arruinarse

Trabajadores del matadero de Morella despiezan una vaca, el pasado viernes.

Trabajadores del matadero de Morella despiezan una vaca, el pasado viernes. / J. Ortí

E. Aguilar / J. Ortí

Si hay un sector en Castellón que desde hace semanas tiene su mirada puesta en el cielo, ese es el de la ganadería extensiva. Las últimas lluvias ha dado un pequeño respiro, pero en absoluto zanjan los problemas de sequía que desde hace más de un año amenazan la viabilidad de decenas de explotaciones ganaderas del interior, que debido a la falta de precipitaciones deben afrontar importantes sobrecostes para dar de beber y comer a los animales . «Nos estamos arruinando», explica Marc Boix, ganadero de Morella y delegado de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) en la capital de Els Ports.

La crítica situación por la que atraviesa la ganadería, de la que también se han hecho eco los 17 ayuntamientos locales que conforman la mancomunidad de Els Ports y que han solicitado una ayuda directa y urgente para el sector, está provocando que muchos ganaderos opten por sacrificar a los animales que son menos productivos. 

Se trata una decisión que ya se nota en mataderos como el de Morella, cuya actividad se ha disparado. Alberto Celma, presidente de la cooperativa Carn Natural, empresa que gestiona el desolladero de este municipio, describe que en estos momentos por la sala de despiece pasan entre 20 y 30 vacas y toros a la semana. «Es una cifra que supone un 30% más que en los meses anteriores», explica.

Y es que la situación por la que atraviesan los ganaderos del interior empieza a ser dramática. El verano está a la vuelta de la esquina y en las balsas que hasta ahora utilizaban para dar de beber a los animales ya no hay agua. La única opción que les queda es contratar camiones cisterna, aunque para la mayoría el coste (unos 600 euros por viaje) es inasumible. «Además, y debido a la falta de lluvia de estos últimos meses, el campo está seco y tenemos que invertir mucho dinero en paja y forraje para alimentar a las vacas. No lo vamos a aguantar», asegura este ganadero morellense.

Pérdidas en el campo

La ganadería está en números rojos, pero no es el único sector que en Castellón sufre pérdidas por la sequía. Los productores de almendras, aceite de oliva y uva también van a ver mermada su cosecha por la falta de precipitaciones, mientras que la Unió Llauradora y Ramadera cuantifica los daños en 11,5 millones. «Estamos hablando de pérdidas económicas directas y solo de la campaña 2024-2025, sin tener en cuenta las de las próximas ni la muerte del arbolado o las pérdidas indirectas de mano de obra, almazaras, bodegas o logística», dice Carles Peris, secretario general de esta organización. En el conjunto de la Comunitat, los daños suben a 73 millones.

La Unió reitera la necesidad de establecer ayudas extraordinarias para los agricultores de secano y los ganaderos. «Hemos pedido en varias ocasiones a Agricultura una ayuda excepcional y directa para los productores afectados por la sequía, pero de momento no hay respuesta», denuncia Peris. 

La Conselleria de agricultura afea al Ministerio su «falta de sensibilidad»  

Las organizaciones agrarias y la mancomunidad de Els Ports reclaman ayudas urgentes a todas las administraciones (al Gobierno, pero también a la Generalitat y a la Diputación), mientras que la Conselleria de Agricultura carga contra el Ministerio por quedarse de brazos cruzados. José Luis Aguirre lamentó ayer la «falta de sensibilidad» del ministro Luis Planas ante la sequía y las reivindicaciones para conceder líneas desde el Gobierno que las comunidades puedan complementar. «La Comunitat Valenciana lo está pasando realmente mal, pero el ministro no cree que haya una situación hidrológica preocupante cuando los embalses de Castellón y Alicante están al 21% de capacidad», destacó.

El titular de Agricultura, que participó en el Consejo Consultivo de Política Pesquera y Política Agrícola para Asuntos Comunitarios y en la conferencia sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural, aseguró que el Ministerio ningunea a la Comunitat en cuestiones como la sanidad vegetal o la solución al conflicto pesquero con Cataluña. 

Suscríbete para seguir leyendo