El PP y el PSPV-PSOE no quieren descuidar el más mínimo detalle para la precampaña electoral. Su estrategia también contempla la posibilidad de traer a algunos de los primeros espadas de la política a la provincia de Castellón. Es más, se trata de una prioridad para las respectivas direcciones por las repercusiones mediáticas.

Los populares trabajan con vistas a garantizar la presencia de otros ministros que no sean Zaplana o de líderes de referencia --especialmente, Ana Botella-- en varios de sus mitines. Sin embargo, no depende directamente del Comité Ejecutivo Provincial. Ni siquiera del Regional. Madrid decide y, por tanto, toca esperar.

En el Partido Socialista ocurre algo parecido, aunque ya están confirmadas las visitas de Jesús Caldera y Álvaro Cuesta. El secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, es la principal pretensión. Para convencerle, se confía en la amistad que mantiene Enrique Navarro con él. El portavoz en la Diputación y alcalde de Onda ha sido el responsable de los últimos viajes del líder político a la provincia de Castellón.

Zapatero participaría en la convención regional que se celebrará en la capital de La Plana el próximo 8 de febrero, bajo el título de Serveis públics i polítiques sociales. Lo haría para clausurar el cónclave y acompañado de los principales candidatos valencianos, encabezados siempre por Joan Ignasi Pla, aspirante a la Generalitat.