El secretario general del sindicato intercomarcal de la Federación de Transportes, Comunicaciones y Mar de UGT-Castellón, Eduardo Murillo, denunció ayer la "insostenible situación del sector del taxi en Castellón ya que todavía no han entrado en vigor, después de tres meses, las cinco nuevas licencias". El sector "tiene el mismo problema que hace año y medio y Castellón está dejado de la mano de Dios".

Murillo también denunció que los cinco asalariados que tuvieron acceso a los permisos hicieron una inversión de 38.000 euros cada uno en la compra de unos vehículos de lujo que todavía no pueden rentabilizar por carecer de la licencia y los tienen en los garajes. "Nos sentimos engañados por parte de la Administración porque la COPUT ha incumplido sus compromisos", finalizó el representante de UGT.