Pese a que continuó el crecimiento, el año 2002 fue "complejo para la economía valenciana". "Con un crecimiento del dos por ciento, la situación internacional por los atentados de las Torres Gemelas repercutió en el ámbito económico, aunque Castellón continuó con tasas de casi pleno empleo", señaló ayer Rafael Montero, vicepresidente del Comité Económico y Social, que ayer dio un avance de los contenidos de la memoria sobre la situación socioeconómica en la Comunidad en el año 2002.

El representante del CES recordó que el año 2002 fue "duro para las empresas, con dificultades y reducción de beneficios". Sin embargo, "se mantuvo la dinámica de generación de nuevos empleos, se consolidaron los niveles de bienestar social y hubo consenso". El vicepresidente del CES citó "el desarrollo del Pacto Valenciano por el Crecimiento y el Empleo, los Planes de Desarrollo Regional y el hecho de que la Comunidad Valenciana siga siendo objetivo en la Unión Europea".

En términos similares, aunque más crítico, se mostró el también vicepresidente del CES y secretario provincial de UGT, Enric Pallarés, quien tras mostrar su satisfacción por el análisis del escenario económico de la Comunidad que se realiza en la memoria, pidió que el CES "debería recetar medidas para mejorar los diversos aspectos socioeconómicos de la Comunidad y la memoria no ser tan descriptiva". Pallarés denunció que en el "año 2002 no se redujo el desempleo, aumentó la siniestralidad laboral y el incremento salarial fue muy moderado", a la hora de destacar aspectos negativos del pasado ejercicio anual.