La reforma de la PAC y, sobre todo la introducción del desalojamiento de las ayudas supondrá una mayor dependencia del mercado para la generación de las rentas agrarias. En los próximos años la viabilidad de la agricultura y el equilibrio territorial en el mundo rural va a depender de la capacidad de los agricultores para adaptarse al mercado, lo cual hará más necesaria la vertebración y la concentración de la oferta.

Desde la Confederación de Cooperativas Agrarias de España se reitera la necesidad de incluir un apoyo comunitario para la creación y fusión de cooperativas que salvaguarden las zonas rurales. La reforma debería contar con financiación para ser acometida, perpetuando así las desigualdades sociales. la CCAE apuesta por introducir medidas que fomenten la competitividad de la agricultura y permitan optimizar los recursos, buscar nuevos mercados y concentrar la oferta.