La apertura comercial generó un gran movimiento de vehículos, tanto en las calles de la ciudad como en los accesos a las grandes superficies. Uno de los puntos más conflictivos fue la rotonda situada frente al hipermercado Alcampo, donde, debido a las obras, se formaron largas colas de vehículos. Aun así, zonas de párking como las de la explanada de la Ciudad del Transporte o la de Carrefour también se llenaron al máximo. Por lo que respecta al centro de la ciudad, el corte al tráfico de algunas calles provocó la saturación de algunos viales. El Ayuntamiento ya ha anunciado que el centro estará cortado al tráfico todas las tardes a partir del día 19.