La llegada de población extranjera y de otras partes de España a la provincia de Castellón en los últimos meses está directamente relacionada con la evolución positiva que la economía ha registrado. Los datos de creación de empleo y el mantenimiento de la dinamicidad de los principales sectores económicos han contribuido a que la provincia sea una de las zonas más atractivas.

De hecho, a la importancia industrial del sector azulejero, principal motor de la economía provincial, se ha sumado la construcción, una actividad en claro avance y que en los últimos tres años ha creado hasta 6.000 nuevos puestos de trabajo. Por otra parte, la actividad agrícola durante los meses de invierno y la campaña turística en las fechas estivales posibilitan que haya demanda de mano de obra durante todo el año. En este sentido, es preciso destacar que los empresarios castellonenses afirman que tienen dificultades para encontrar mano de obra.