Menos mal que no era un ataque preventivo, porque de lo contrario ya no quedaría piedra sobre piedra en el archipiélago de las Islas Columbretes. Eso sí, aseguran que no tirarán bombas. ¡Sólo faltaba eso! Resulta paradójico que se realicen ejercicios militares junto a un espacio natural protegido y ninguna autoridad competente responda del asunto. El Ayuntamiento lanza la pelota a la Conselleria y ésta no tardará en señalar al Ministerio. La cuestión es que ya hace varios días que los aviones sobrevuelan la Illa Grossa.

Periodista.