Alrededor de 1.200 personas vigilarán este verano los montes de la provincia de Castellón, según el dispositivo que presentaron ayer los consellers de Justicia y Territorio y Vivienda, Víctor Campos y Rafael Blasco. El presupuesto asignado para este año por parte de la Generalitat Valenciana a las localidades castellonenses asciende a 10,7 millones de euros, lo que representa un incremento del 5,40 por ciento con respecto al pasado año, según dijeron fuentes de la Conselleria de Territorio y Vivienda.

Por lo que se refiere a las unidades de prevención, serán 21 las brigadas que participen en la vigilancia durante la temporada estival, además de 12 autobombas, dos helicópteros y tres aviones que contarán con el apoyo de 25 observatorios forestales que conforman una red estratégica del territorio, "pieza clave en la coordinación del plan de vigilancia y en la confirmación y detección de cualquier posible conato de incendio" en los montes.

COMPLEMENTO Otras unidades son las de agentes ambientales (72), dos grupos operativos de investigación de causas, 11 de personal técnico y una central de comunicación que coordinarán los trabajos en el caso de que haya que actuar contra algún fuego este verano.