La "solución definitiva" a los problemas de tráfico en la N-340, en el problemático tramo entre Castellón y Benic ssim, llegará en octubre. Así lo prometía ayer el conseller de Infraestructuras, José Ramón García Antón, en referencia a la inminente ejecución de la carretera interior que ha de unir las ciudades de Castellón y Benic ssim.

Con esta nueva infraestructura, que podría estar acabada el próximo verano, la Conselleria prevé paliar los atascos que año tras año se generan entre las localidades de Castellón y Benic ssim y que, este año, han llevado a los ayuntamientos implicados a negociar la liberalización de la AP-7 para el tráfico pesado. En este punto, García Antón comentó que la medida ha resuelto de forma momentánea el problema, pero que soluciones de este tipo pueden provocar un efecto dominó. Frente a esto, el conseller indicó que "Infraestructuras está trabajando en la solución definitiva", que no es otra que la construcción del vial entre Castellón y Benic ssim.

García Antón hacía estas declaraciones en la apertura al tráfico de siete nuevos kilómetros de la autovía de La Plana, un vial que se plantea también como "alternativa" a la nacional, por su relevancia para la "comunicación de las industrias del triángulo del azulejo". Según los planes de Conselleria, la CV-10 podría cruzar de norte a sur toda la provincia en el 2007. De momento, en dos meses se abrirán los kilómetros restantes para completar el tramo Almenara-La Pobla Tornesa.