El tramo del AVE a Castellón desde Valencia es el único del corredor ferroviario del Mediterráneo que todavía está en el aire, según los últimos datos facilitados por el Ministerio de Fomento. Un tramo que además, todavía no tiene ni siquiera plazos fijados para su desarrollo, ya que se encuentra en fase de estudio informativo y pendiente de la Declaración de Impacto Ambiental.

Con esto, el trazado ferroviario de alta velocidad desde Madrid, entraría en la provincia en último lugar, siendo de nuevo Castellón castigado en el tema de Infraestructuras, como viene sucediendo con el reivindicado desdoblamiento de la carretera N-340, que no para de sumar accidentes mortales a una macabra lista.

Además, las, al menos, cinco alegaciones presentadas por cinco ayuntamientos afectados por el trazado, no han sido contestadas, con lo que no se ha concretado el trazado que seguiría la nueva plataforma. El Ministerio de Fomento únicamente ha dado respuesta oficial a las demandas del Ayuntamiento de Vila-real, que hacen prever que el trazado Este sería el elegido. Un trazado que, de seguir en su forma primitiva, afectaría de forma negativa a Burriana y a Moncofa, tal y como viene publicando este periódico.

A pesar de la falta de todos estos trámites, el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla se comprometió a acelerar las obras del AVE Madrid-Valencia para que estuvieran listas "en el año 2007", mientras que las anteriores previsiones hablaban del 2010 como fecha de la puesta en funcionamiento.

Una vez más, los proyectos pendientes de infraestructuras quedan en el aire y sin plazos fijos, aunque desde todos los sectores de la sociedad castellonense se ha considerado como prioridad la mejora de las redes de comunicación, tanto terrestres como áreas, para mejorar la competitividad de Castellón.